La desviación del IPC cuesta al Estado 3.122 millones de euros en pensiones

  • Los pensionistas recibirán una paga de 195,41 euros en enero por la pérdida de poder adquisitivo

La inflación también es un quebradero de cabeza para el Gobierno en materia de pensiones, ya que el Estado tendrá que dedicar 3.121,87 millones de euros para compensar a los beneficiarios de esas prestaciones -suman ocho millones en toda España- por la pérdida de poder adquisitivo. El motivo es que el IPC de noviembre -es el que se toma como referencia para actualizar las pensiones- se colocó en una tasa interanual del 4,1 por ciento, 2,1 puntos por encima del objetivo oficial que el Ejecutivo se había marcado para el presente ejercicio. Según los cálculos del Ministerio de Trabajo, por cada décima de desvío el Estado deberá aportar unos 72 millones de euros.

De la cantidad total a pagar, 1.557,13 millones de euros se abonarán en una única paga extraordinaria en enero -se estima que cada pensionista recibirá, de media, 195,41 euros-, mientras que los 1.564,74 millones restantes servirán para consolidar la subida de la inflación en las contribuciones de cada mes (ver en la tabla superior el detalle de cómo quedará cada pensión en 2008).

El coste de la consolidación se aplicará al presupuesto del próximo ejercicio y el de la paga de compensación se imputará al presupuesto de gastos de 2007.

La pensión media alcanzará el próximo año los 705,75 euros, y la pensión máxima del sistema sumará 2.384,5 euros mensuales. El secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, indicó ayer que 2,5 millones de personas reciben actualmente pensiones mínimas, cifra que no ha variado desde el principio de la legislatura, porque la mayoría de los nuevos pensionistas se han incorporado con prestaciones más altas. De hecho, la media de la pensión de jubilación de nuevos pensionistas es de 960 euros.

Granado señaló que el nivel al que quedarán las pensiones en 2008 confirman el objetivo del Gobierno para esta legislatura, que pasaba por aumentar las pensiones mínimas en un 26 por ciento, y que se ha traducido en un incremento del 28,36 por ciento de las pensiones individuales, de un 35,86 para los familiares con cónyuge a cargo, y un 60 para viudas con cargas familiares.

El secretario de Estado indicó que la revalorización del sistema de pensiones supondrá, en total, el desembolso de 5.342 millones en 2008, y que en toda la legislatura el gasto en prestaciones económicas para la Seguridad Social ha ascendido a 25.942 millones.

Octavio Granado reconoció que el dato del IPC de noviembre es "el peor del año", pero consideró que equilibra el sistema, ya que en 2007 la inflación de ese mismo mes resultó la más baja de todo el ejercicio. "Este año, por tanto, pagaremos lo que ahorramos el año pasado", indicó. En ese sentido, señaló que la desviación de la inflación es una magnitud que "juega en dos direcciones" para la Seguridad Social, porque supone mayores gastos al sistema y mayores revalorizaciones de los salarios que implican, a la vez, mayores ingresos al sistema.

No obstante, admitió que el sistema alternativo que se ha barajado en alguna ocasión para determinar el impacto del incremento del IPC en las pensiones (usar las medias de las tasas intermensuales del IPC, en lugar de la tasa interanual), permitiría recoger mejor la inflación media de todo el año.

Por otra parte, señaló que la Seguridad Social afrontará los 3.121,8 millones de la compensación sin necesidad de ampliar los créditos presupuestarios, ya que los gastos continuarán por debajo de lo presupuestado y los ingresos por encima -éstos superarán en 6.000 millones lo presupuestado, lo que dará como resultado un superávit del 1,2 por ciento del PIB-.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios