Diez detenidos por cultivo y tráfico de marihuana este verano

  • Las Fuerzas de Seguridad detectan un incremento de las plantaciones caseras y se incautan de 150 macetas en varias operaciones en la capital y la provincia

Las fuerzas de seguridad han detectado un incremento importante de las plantaciones caseras de marihuana en Sevilla en los últimos meses. Sólo en lo que va de verano se han desarrollado al menos seis operaciones policiales contra el cultivo de esta planta en la provincia, que se han saldado con la intervención de un centenar y medio de macetas y con una decena de detenidos.

El verano es el periodo idóneo para la floración de la planta y es también cuando ésta llega a superar los dos metros de altura, por lo que también es mucho más fácil detectarlas para las fuerzas de seguridad. Los responsables de la Policía y la Guardia Civil consultados por este periódico también achacan el aumento de estas incautaciones al intento de burlar la vigilancia policial por parte de los traficantes de droga a pequeña escala. Para alguien que se dedique al menudeo es teóricamente mucho más fácil cultivar plantas en su casa que adquirir la droga de otros distribuidores o traerla de fuera. El problema ocurre cuando la planta llega a los dos metros de altura y es visible desde la calle si se tiene en alguna terraza o azotea.

El perfil medio del cultivador de cannabis suele ser el de un varón joven, que tiene estas plantas tanto para su consumo personal como para la distribución entre grupos de amigos y conocidos. Sin embargo, entre las últimas operaciones se han decomisado cantidades más elevadas de plantas, lo que indica que existe una cierta organización a la hora de distribuir la marihuana. Incluso en una ocasión uno de los detenidos ofrecía la sustancia por internet y disponía de un pequeño invernadero casero con una importante cantidad de macetas en su interior. Otra prueba de la distribución a mayor escala es la tenencia de un secadero con el que tratar las hojas de la planta.

Entre las operaciones policiales contra el cultivo ilegal de marihuana destaca una llevada a cabo en Torreblanca el pasado mes de julio. La Policía Nacional desmanteló una importante plantación en la azotea de una vivienda de este barrio, en la que había 60 macetas de cannabis sativa y varios cogollos de la planta. La sustancia intervenida peso unos 30 kilos, una cantidad que habría alcanzado en el mercado negro un valor de 25.000 euros. La altura de las plantas hacía que fueran visibles desde la calle y fueran detectadas durante una patrulla rutinaria de la Policía.

En ese mismo barrio, el pasado 16 de julio, encontró la Policía Local de Sevilla otras 12 plantas que se encontraban en el patio de una vivienda. Un vecino alertó a la Policía de la existencia de las plantas, ya que éstas estaban junto a una zona donde se colocaba una piscina infantil. Una semana antes, el 10 de julio, los agentes municipales que habían acudido a atender un incendio originado en una cocina de un domicilio del Parque Alcosa se sorprendieron al ver que en la terraza del piso había 13 macetas de marihuana.

Otras 15 plantas más fueron intervenidas en una casa de Bormujos a principios de agosto, en una operación desarrollada por la Guardia Civil. El último golpe policial al tráfico de marihuana se produjo esta misma semana, cuando el instituto armado desmanteló varias plantaciones en La Algaba, Gerena, Villamanrique de la Condesa y Algámitas. En total fueron intervenidas 47 plantas de gran tamaño y fueron detenidas cinco personas. En el caso de La Algaba, los arrestados eran dos hermanos que utilizaban una nave industrial de su padre para cultivar y tratar las plantas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios