Siete detenidos por falsificar recetas para vender sillas ruedas en Sevilla

  • La investigación se inició en noviembre tras la denuncia de una persona a la que habían ofrecido una silla de ruedas sin necesidad de ver a un traumatólogo, tan sólo pagando 300 euros y dando la tarjeta sanitaria

La Policía Nacional ha desarticulado en Sevilla un grupo criminal que falsificaba recetas para comercializar de forma fraudulenta sillas de ruedas en una ortopedia, operación en la que fueron detenidas siete personas por estafa al Servicio Andaluz de Salud, cohecho y falsificación de documentos.

El propietario y los trabajadores de una ortopedia sevillana, en connivencia con otros médicos especialistas del Hospital Virgen Macarena y con "captadores" dedicados a la localización de pacientes con movilidad reducida formaban de manera escalonada un entramado criminal "perfectamente organizado y con un estricto reparto de tareas", ha informado en un comunicado la Policía Nacional.

Los captores localizaban a personas con movilidad reducida que necesitaban una silla de ruedas a cambio de 300 euros y la documentación médica, que se entregaba a la ortopedia para rellenar los impresos del paciente y falsificar su firma.

Una vez falsificados los documentos, se remitían al médico traumatólogo, que "sin ni siquiera verlo", expedía una receta con la prescripción de una silla de ruedas.

Con la receta visada por el SAS, que desconocía el fraude, la ortopedia entregaba la silla de ruedas y facturaba al SAS su precio, justificando siempre el valor de la más cara (3.277 euros) pero entregando otras que costaban unos mil euros.

La ortopedia investigada ha facturado así 36.048 euros al Servicio Andaluz de Salud por sillas de ruedas de pacientes que no habían acudido a ninguna consulta médica mediante la utilización de documentos falsos y recetas fraudulentas emitidas por un médico.

La investigación se inició en noviembre del año pasado tras una denuncia de una persona ante las autoridades sanitarias porque le habían ofrecido una silla de ruedas de forma fraudulenta, sin necesidad de ser valorado por un traumatólogo y sin realizar ningún trámite, ni firmar documento, ya que solo debía entregar su tarjeta sanitaria y pagar 300 euros.

La Policía también ha desvelado que esta ortopedia se entregaron vehículos eléctricos con ventas al público inferior a 1.500 euros pero que se habían facturado por 3.277 euros al SAS.

En total, la ortopedia ha facturado al SAS más de 36.000 euros por sillas de ruedas de forma fraudulenta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios