Un tiroteo entre clanes de las Tres Mil acaba con dos heridos

  •  La Policía detiene a dos implicados en una discusión que terminó con disparos de escopeta.

Una policía, en el lugar de los hechos. Una policía, en el lugar de los hechos.

Una policía, en el lugar de los hechos. / Juan Carlos Vázquez

Comentarios 2

Los disparos vuelven a las Tres Mil. Dos hombres resultaron ayer heridos tras un tiroteo provocado por una discusión entre dos clanes de este barrio del Polígono Sur. Ambos se encuentran hospitalizados y con custodia policial, al estar detenidos. Su estado de salud no reviste gravedad. Este suceso se suma a la hilera de altercados vividos en esta zona problemática de la ciudad, donde son frecuentes los ajustes de cuentas entre familias por el control del tráfico de drogas.

Los hechos ocurrieron a las 13:15 de ayer. A esa hora varias llamadas alertaron al Servicio de Emergencias 112 de Andalucía de que en la confluencia de las calles La Eneida y Arquitecto José Galnares dos hombres estaban manteniendo una fuerte discusión. Este enfrentamiento acabó con disparos de escopetas entre ambos. Las llamadas de alerta motivaron que en la zona se desplegara un fuerte dispositivo policial. Al llegar allí, los agentes encontraron a dos hombres que había sufrido el impacto de los perdigones. Por tal motivo, fueron trasladados de inmediato al Hospital Virgen del Rocío, donde siguen ingresados.

Fuentes policiales confirmaron a este periódico que los dos heridos pertenecen a dos clanes familiares distintos, enfrentados desde hace tiempo. Ambos se encuentran bajo custodia policial, al estar detenidos. Esta situación ha llevado a extremar las medidas de seguridad en el recinto hospitalario, donde ayer había hasta seis coches policiales vigilando el área de traumotología del Virgen del Rocío, para evitar que alguno de los clanes quiera continuar con la venganza en estas instalaciones.

La guerra entre grupos familiares por el control de la venta de droga en el Polígono Sur provocó que el Gobierno central elaborara un informe en el que alertaba de tal situación. Dicho estudio fue dado a conocer por Diario de Sevilla el pasado verano. Se elaboró tras el último tiroteo registrado en la zona el 6 de mayo, en la calle Orfebre Cayetano González, que se saldó con un herido leve. En el informe se repasa la evolución de los clanes tradicionales de las Tres Mil. El más fuerte hasta hace dos años era el de los Mariano, que empezó a perder poder desde que su cabecilla, Francisco Salguero Bermúdez, alias Paquito, salió de prisión por motivos humanitarios debido a una enfermedad incurable. Se dedicaban, principalmente, al tráfico de heroína.

Otros clanes fuertes han sido el de los Perla y el de los Melli. El primero se vio involucrado en la muerte de la pequeña de siete años, Encarnación Silva Salguero (perteneciente a la familia de los Mariano). Huyeron entonces del barrio y poco después acabaron en prisión. Los Melli, por su parte, perdieron poder tras la muerte de uno de los hermanos.

Estos clanes tradicionales han dado paso a otros compuestos por un menor número de personas, como el de los Boba, el de la Quintanilla, el del Boca, el del Sevilla y el del Torna. Si hasta hace poco cada clan se dedicaba a la venta de un determinado tipo de droga, el aumento del consumo de estupefacientes mezclados -como la cocaína y la heroína- ha provocado que los narcotraficantes dejen de lado la especialización y distribuyan todo tipo de droga, lo que ha aumentado la conflictividad entre los grupos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios