Una discusión por unas obras fue el inicio de la brutal pelea de Santa Cruz

  • Uno de los participantes en la riña, propietario de un establecimiento de la zona, está en la UCI en estado crítico, mientras que el otro, un joven albañil brasileño, fue detenido.

Comentarios 1

Una discusión relacionada con unas obras en un domicilio fue el origen de la pelea ocurrida ayer por la mañana en el barrio de Santa Cruz. Uno de los implicados en la misma, un hombre de mediana edad propietario de un negocio de la zona, permanece en estado crítico en la UCI del Hospital Virgen del Rocío. Sufre un severo traumatismo craneoencefálico y a la hora de cierre de esta edición seguía con vida gracias al trabajo de los servicios de emergencias sanitarias del 061, que lo reanimaron in situ antes de estabilizarlo y trasladarlo al hospital. El hombre sufría ya una parada cardiorrespiratoria cuando fue atendido por el 061. La Policía Nacional ha detenido al otro participante en la riña, un joven de 23 años de nacionalidad brasileña, identificado mediante las iniciales T. T. M. y vecino del barrio.

Los hechos ocurrieron poco después de las once y media de la mañana de ayer en la plaza de las Cruces. Al parecer el brasileño, que trabaja como pintor y albañil, había sido contratado recientemente por el propietario de un negocio de la zona para unas obras en un domicilio, según informaron fuentes del caso. El dueño del establecimiento no habría quedado satisfecho con el resultado final de las obras y, al cruzarse con el pintor en la calle, comenzó a discutir con él. "Venga, échale huevos, eh, venga, que no tienes huevos, has sido tú y te cagas", le dice el propietario al albañil, como se puede oír en la grabación realizada por un testigo incluída en esta información.

Según explicó este testigo presencial, el brasileño intentó en un primer momento rehuir la pelea, y le pidió al dueño del negocio que lo dejara en paz. Éste, sin embargo, continuó increpándolo y llegó a darle un golpe. Esto provocó la reacción del trabajador, que propinó varios puñetazos a su rival. Éste llegó a dar con la cabeza contra una barra de hierro que sirve de soporte a un antiguo dispensador de bolsas para heces de perros, que está en la plaza de las Cruces, junto al inicio de la calle Mariscal, el estrecho callejón que separa Cruces de la plaza de los Refinadores.

El empresario, ya sangrando abundantemente, se llegó a levantar y fue tras el albañil, que lo tiró al suelo y le propinó numerosas patadas en la cabeza. También dio con el cráneo en el suelo en varias ocasiones. Algunos testigos intentaron mediar en la pelea y separar a los contendientes. El herido llegó a levantarse y siguió andando unos metros por el callejón, hasta llegar a la plaza de los Refinadores, donde se desplomó en mitad de la calzada. "Cayó boca arriba y yo le di la vuelta para ponerlo en una posición lateral, mientras que otro hombre que había allí le sacó la lengua para que no se ahogara. Enseguida llamé a la Policía", dijo el testigo a este periódico.

Los agentes del Grupo Hércules, la unidad que patrulla en moto por el casco histórico, se presentaron en menos de cinco minutos. Casi al mismo tiempo llegó el 061, que envió dos equipos, uno de soporte vital avanzado y otro de soporte vital básico. Los técnicos de este servicio de emergencias sanitarias utilizaron el método conocido como Lucas, que consiste en un sistema de masaje cardíaco externo mecánico, para poder salvarle la vida al herido.

Las dos ambulancias atendieron a la víctima durante un buen rato, ante la multitud de turistas y curiosos que a esa hora pasaban por el barrio de Santa Cruz. Uno de los camareros de un conocido restaurante, situado a unos metros de distancia de donde cayó malherido este hombre, pensó en un primer momento que se trataba de una pelea multitudinaria entre ultras de fútbol. "No pensé que podía ser una pelea de uno contra uno, sino que creí que había sido un grupo contra uno solo por cómo se encontraba, con la cara destrozada", señaló el camarero. "Luego vi que iba bien vestido y pensé que podía ser un turista que hubiera sido atacado por un ladrón y se hubiera enfrentado a él o algo así".

La Policía dio una batida por las inmediaciones y localizó en cuestión de minutos al joven brasileño, que admitió haber participado en la pelea y ser el autor de los golpes. Por ello, quedó detenido y fue trasladado a las dependencias de la Jefatura Superior de Policía, donde en las próximas horas se le tomará declaración. Los agentes también hablaron con los testigos, que serán citados en los próximos días.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios