Un dispositivo de 70 policías locales controlará la noche de Fin de Año

  • La mitad de la dotación estará destinada a controlar la celebración de fiestas ilegales · El Ayuntamiento dice que será rígido con los cierres de bares y permitirá 'botellonas'

Comentarios 1

Puede parecer poco, pero a la luz de la experiencia de los últimos años, en los que la noche de Fin de Año ha sido especialmente tranquila, el número de policías locales que patrullarán las calles de Sevilla resulta incluso excesivo, según señalan desde los sindicatos. El Ayuntamiento ha organizado un dispositivo especial para la Nochevieja que incluirá una dotación de 70 agentes que velarán por la seguridad de las calles y que este año, como novedad, tendrán la misión específica de controlar a fondo la existencia de cotillones o fiestas que no cuenten con el preceptivo permiso municipal.

En principio, estos agentes patrullarán la ciudad de manera normal, pero estarán especialmente atentos si observan alguna celebración que pueda ser ilegal o estarán también pendientes de cualquier llamada telefónica de vecinos o incluso asistentes a una de estas fiestas para acudir de inmediato y comprobar la legalidad de la celebración. En caso de ilegalidad, la clausura del local será inmediata, según confirmaron ayer fuentes del Ayuntamiento.

Estas fuentes recordaron, además, que sólo existe una fiesta de fin de año que cuenta con una licencia específica para su organización, la que se celebra cada año el Club Cultural y Deportivo Santa Aurelia, en la calle Satsumas de la misma barriada. No obstante, matizaron que esta situación no quiere decir que el resto de fiestas que se organizan en la ciudad en esta noche sean ilegales, puesto que bares y discotecas ya incluyen en su licencia la posibilidad de celebrar este tipo de eventos. En estos casos se considera una fiesta ilegal la organización de un evento en cualquier local que no tenga licencia para ello y, además, los organizadores vendan entradas. Es decir, una fiesta en un local donde no se vendan entradas estará permitida y, por tanto, no se arriesga a la visita de la Policía Local.

Al margen de la licencia, el Ayuntamiento ha anunciado que estará especialmente atento a los horarios de cierre de los establecimientos, independientemente de si celebran un cotillón o no. En este sentido, las fuentes municipales recordaron que los bares tendrán que cerrar como máximo a las tres de la madrugada, mientras que a las discotecas se les permitirá seguir abierta hasta las siete de la mañana. La celebración de una fiesta no exime de esta obligación de cerrar, de forma que cualquier bar de copas que esté celebrando una fiesta de año nuevo tendrá que cerrar igualmente a las tres de la madrugada.

Donde sí habrá una mayor relajación serán en la celebración de las botellonas. El Ayuntamiento ya ha anunciado que tendrá una mayor "flexibilidad" a la hora de aplicar la ley antibotellón, y eso quiere decir que permitirá las concentraciones juveniles que prohíbe el resto del año.

Los 70 agentes suponen solamente el 6 por ciento de los 1.150 aproximadamente que forman hoy día la plantilla de la Policía Local. Sin embargo, desde el Consistorio explicaron que es una cifra similar a la de años anteriores, "en los que se ha comprobado que es suficiente, porque además también funciona el Cecop, en coordinación con los Bomberos y el 061". Además, también estará en funcionamiento el Cecop social, "por si ocurre algún accidente en el que por ejemplo, haya que desalojar algún edificio y buscar inmediatamente alojamiento a las personas afectadas".

De la misma forma, fuentes sindicales admitieron que los 70 agentes "están calibrados en función de las necesidades que se han observado en años anteriores" y explicaron que, salvo que ocurra un incidente de especial gravedad, "70 agentes suponen muchos patrulleros para actuar en caso de que haya alguna necesidad. Hasta se podría decir que este número se ha calculado incluso a la larga". A lo largo de la noche, estas fuentes explicaron que las primeras horas son las más tranquilas, cuando todo el mundo está dentro de las fiestas, "y cuando hay más problemas es a partir de las seis y media, sobre todo por los accidentes de tráfico de las personas que están un poco pasadas". También podrían instalarse por la ciudad algunos controles de alcoholemia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios