Más de 80 empresas se presentan para el vallado de la zona franca

  • La falta de obra pública en Sevilla explica la avalancha de ofertas interesadas en esta obra de 1,2 millones que debe estar en julio.

La escasez de obra pública que viene padeciendo Sevilla en los últimos años por los recortes de la crisis explica la elevada cantidad de empresas que se han presentado para construir el vallado de la futura zona franca del Puerto, una obra con un presupuesto base de licitación de 1,24 millones de euros (IVA incluido) y que debe estar concluida este verano, concretamente el 31 de julio, cuando se cumple el plazo límite dado por el Gobierno central para acabar la obra. El vallado es un requisito impuesto por el Ministerio y el único detalle que falta para que empiece a funcionar la zona franca en los suelos ya urbanizados de Torrecuéllar.

Han sido nada menos que 81 empresas las que han concurrido al concurso, según informó ayer la dirección del Puerto de Sevilla, una cifra descomunal de sociedades interesadas que ha provocado una pequeña invasión de sobres con las ofertas respectivas en las mesas de la Autoridad Portuaria sevillana. El listado con los nombres de esas 81 empresas que pujan por esta obra se conocerá en los próximos días una vez que el Puerto publique oficialmente la información.

Según los pliegos del concurso, el 26 de abril se darán a conocer las ofertas económicas de cada una de estas empresas y será el momento de elegir a la que se propondrá para su aprobación en el consejo de administración del Puerto.

La obra consiste en instalar alrededor de los terrenos ya urbanizados un cerramiento principal (denominado "móvil" en el proyecto) compuesto por tubos de acero galvanizados embutidos en una pieza prefabricada de hormigón. Este cerramiento, similar al que se puede ver en la Cartuja, va colocado en todo el perímetro terrestre de la Zona Franca, a excepción del límite físico existente con los terrenos de Astilleros, donde hay un muro de bloques de hormigón que se mantendrá con las mismas características actuales.

En los suelos que están sin urbanizar se instalará un cerramiento más sencillo: uno de delimitación compuesto de perfiles tubulares y malla galvanizada de simple torsión.

La obra incluye además acometidas eléctricas y de alumbrado para iluminar todo el perímetro del cerramiento principal de la zona franca, mediante puntos de luz de 10 metros de altura con sistema telegestionado punto a punto, con una separación de 50 metros aproximadamente.

La empresa que resulte adjudicataria también tiene que construir un control de acceso junto a la carretera de la esclusa e instalar cámaras de vigilancia. Debe ampliar la plataforma del viario existente a las nuevas dimensiones previstas para acoger las instalaciones de control y posibilitar un acceso adecuado de vehículos de grandes dimensiones. Asimismo, debe ejecutar un firme y pavimento duradero en la zona de control de acceso; renovar las redes de abastecimiento y saneamiento en esta misma zona y renovar el alumbrado público en este punto mediante la instalación de puntos de luz de 12 metros con sistema de telegestión punto a punto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios