Un 'empujón' para volar del nido

  • Los jóvenes que acuden a la Delegación de Obras Públicas para solicitar la ayuda al alquiler aplauden esta medida que les permitirá contar con 210 euros al mes

Comentarios 1

¿Mileurista? "Ojalá. Ni siquiera llego a los mil euros". Julia Contreras tiene 26 años y su situación es muy similar a la de decenas de jóvenes que ayer aguardaban su turno en la Delegación de Obras Públicas, sita en la céntrica plaza de San Andrés, para solicitar la ayuda al alquiler de una vivienda - 210 euros al mes- destinada por el Gobierno a trabajadores de entre 22 y 30 años. Todo un empujón para la emancipación de los jóvenes con dificultades para llegar a fin de mes. "Es una inestimable ayuda para subsistir", asegura Julia. Esta joven sevillana trabaja desde hace 10 años como dependienta en comercios y desde hace tiempo trata de buscar la manera de vivir con su pareja, Juan Manuel. "La fianza que piden más la media de 500 euros para alquilar un piso son imposibles de asumir", lamenta. Ahora, Julia y Juan Manuel tienen la esperanza de recibir dinero suficiente para pagar, al menos, la mitad de un alquiler.

El periodo máximo de la prestación es de cuatro años y permitirá a los beneficiarios ahorrar 2.520 euros cada año. Junto a los 210 euros mensuales para abonar el coste del alquiler, esta ayuda prevé 600 euros de préstamo para la fianza. Para recibir estas cuantías es requisito contar con unos ingresos que no superen los 22.000 euros al año. La denominada renta básica de emancipación es una medida estrella que lanzó el Gobierno en septiembre de 2007 y que a principios de año entró en vigor. Las solicitudes se pueden tramitar ante la Delegación de Obras Públicas o a través de internet (juntadeandalucia.es/obraspublicasytransportes). Aunque la vía telemática es más cómoda porque no requiere esperar colas y está abierta todos los días las 24 horas, lo cierto es que la exigencia de contar con una firma electrónica y los problemas de la red llevan a muchos a optar por la solicitud de papel ante las ventanillas de la Administración. Es el caso de María Rocío García, una joven estudiante de Empresariales que trabaja como administrativa, y para quien esta renta es "una cuestión de supervivencia". Con 23 años, esta estudiante y trabajadora tiene muy claro que quiere volar del nido familiar pero 800 euros de sueldo y 500 euros de un alquiler son cifras casi incompatibles para una vida independiente.

Pese a las dificultades para llegar a fin de mes, Alba Godino se arriesgó hace seis meses y se independizó junto a su pareja. "Vivimos al día y mi sueldo es muy bajo". Esta joven licenciada en Historia y especializada en Arqueología gana alrededor de 400 euros al mes por impartir actividades extraescolares en un colegio. El objetivo de esta joven es trabajar en una empresa cultural. Mientras tanto, Alba participa eventualmente en proyectos de Arqueología. En el último, su equipo descubrió el arroyo Tagarete en un yacimiento de la Diputación provincial.

Ante la ventanilla de Obras Públicas se suceden historias de una juventud que pide ayuda para afrontar múltiples dificultades. Nadia Ben-Fquih, una joven marroquí afincada en Sevilla, espera su turno con una radiante sonrisa. Nadia espera gemelas y ya tiene una pequeña de siete años, Samia. Desde que sus padres regresaron a Tánger y ella decidió quedarse en Sevilla, a partir de los 18 años Nadia se vio obligada a trabajar día y noche para mantener a su pequeña. Ahora, con las ayudas al alquiler y a la familia numerosa, esta madre espera tener más tiempo que compartir con Samia y sus gemelas, que nacerán en mayo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios