presupuestos 2017

Una enmienda con un final incierto

  • La propuesta de los populares supedita las inversiones de la ciudad a una hipotética venta de la antigua comisaría de la Gavidia y la sede de Pajaritos por 19 millones

Comentarios 0

Los presupuestos de cualquier administración se prestan a las interpretaciones más diversas, casi como los resultados de unas elecciones en las que todos parecen haber ganado. Los populares presentaron ayer 59 enmiendas al proyecto de las cuentas de la ciudad para este año por un importe de 33,6 millones que serán expuestas y defendidas en la comisión de Hacienda que se celebrará este miércoles. Posteriormente, se votarán una a una. Aquellas enmiendas que obtengan una mayoría suficiente serán tramitadas e irán al Pleno que se celebrará a final de mes.

Entre las propuestas hay una que destaca del resto por varias razones. En las últimas semanas, el concejal Beltrán Pérez ha repetido una y otra vez que los sevillanos iban a ser hipotecados por un préstamo que roza los 19 millones que el equipo de Juan Espadas iba a solicitar a una entidad bancaria con la intención de financiar las distintas inversiones de la ciudad. Para evitar la operación de crédito, el PP propone una alternativa "mejor y más práctica". Se trata de la venta de la antigua comisaría de la Gavidia y la sede en la calle Pajaritos. Calcula que la venta de estos dos céntricos inmuebles puede generar unos ingresos para las arcas municipales cercanos a los 19 millones. El dinero necesario y previsto para realizar inversiones en barrios, colegios o parques. "La seguridad de la Gavidia ya le ha costado a los sevillanos un millón. Estas ventas pueden ser una realidad si la Junta de Andalucía colabora, algo que no hizo durante nuestro gobierno", destacó Beltrán Pérez.

Nos remontamos a finales de 2011. El interventor analizó el capítulo de la enajenación de inversiones reales en las primeras cuentas (presupuestado en 19,10 millones) de Juan Ignacio Zoido. El alto funcionario hizo hincapié en que se preveía la venta de dos edificaciones de titularidad municipal. Concedió poca importancia a la valoración de tales edificaciones, pero sí a que de estas operaciones dependiesen otros gastos previstos en la cuenta general de 2012. "En el caso de que su enajenación quede desierta o se realice por menor importe, puede verse afectada la ejecución de dichos gastos. Así, en tanto financien inversiones necesarias para el funcionamiento operativo de estos servicios, éstos pueden quedar bloqueados, por lo que esa forma de financiación de inversiones se revelaría como inadecuada". El alto funcionario se refirió así a las ventas anunciadas de la Gavidia y Pajaritos.

Ahora los populares pretenden que se repita una operación que fracasó en su momento, lo que provocó que en las segundas cuentas del ministro del Interior no se contabilizasen la venta del edificio de la antigua comisaría ni la anterior sede del registro general (ahora en la estación de autobuses del Prado de San Sebastián) para no incurrir en sobrepresupuestaciones, una de las acciones más criticadas por el PP cuando estaba en la oposición. Zoido cifró en 120 los proyectos frustrados en el ejercicio de 2010 por haber sido vinculados a la venta dos inmuebles que no se llegó a producir. El gobierno de Alfredo Sánchez Monteseirín defendió que la inversión a la enajenación de activos es algo habitual en todas las administraciones. Interpretaciones diversas.

Regresamos al presente. Los socialistas advierten que se trata de una enmienda inviable al supeditar todas las inversiones a la venta de la Gavidia como gran superficie comercial -algo rechazado por el Pleno- y de la sede de Pajaritos como oficina. "Por los propios plazos administrativos sería imposible siquiera empezar una sola inversión en 2017", resumió el edil Antonio Muñoz, quien pidió a los populares que "rectifiquen por responsabilidad". La propuesta aleja la abstención barajada por Alberto Díaz, ¿triunfo de los críticos?

más noticias de SEVILLA Ir a la sección Sevilla »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios