tribunales

El juez exculpa al patrón del ex militar cubano del crimen de la gasolinera

  • El magistrado exime al jurado de emitir un veredicto sobre él por que no han quedado acreditados indicios ni pruebas de cargo.

Interior de la sala de la Audiencia donde se celebra el juicio. Interior de la sala de la Audiencia donde se celebra el juicio.

Interior de la sala de la Audiencia donde se celebra el juicio. / Belén Vargas

Comentarios 1

El magistrado presidente del tribunal que enjuicia al ex militar cubano Alberto H.B. y a su patrón José María Y.T. por la muerte de Manuel J.G. en la nave propiedad del segundo ha exculpado a éste -al que sólo acusaba la familia de la víctima y no el fiscal- y eximido al jurado de emitir un veredicto sobre él.

La Ley del Jurado da al juez esta facultad cuando en el juicio no se acreditan indicios y pruebas de cargo para que no lleguen al jurado popular "acusaciones carentes de pruebas" y el magistrado José Manuel de Paúl entiende que así ocurre en este caso con José María Y.T.

Por ello, en la última sesión del juicio en la que las partes han expuesto sus informes finales, ha intervenido para eximir al jurado de emitir un veredicto sobre su culpabilidad o inocencia por el crimen de Manuel J.G. -sí tendrá que pronunciarse sobre la acusación por tenencia ilícita de armas por el que la acusación particular le pide dos años de cárcel-.

Así, desde el lunes, el jurado sólo deliberará sobre el ex militar cubano, que en el juicio ha reconocido haber disparado a Manuel dos tiros con una escopeta a bocajarro sin darle tiempo a defenderse el 27 de noviembre en una nave de Carmona propiedad de José María Y.T., para el que trabajaba y que consideraba su "protector". El cuerpo de Manuel fue encontrado en una gasolinera de Sevilla capital donde murió cuando se lo llevaron herido de la nave tres amigos con los que había ido a ver a José María Y.T. por una deuda.

El fiscal pide para el ex militar -en prisión preventiva tras ser arrestado con ayuda de Jose María después de permanecer una semana huido en el campo- 17 años de cárcel por asesinato con alevosía y 10 meses por tenencia ilícita de armas. La acusación particular solicitaba 25 años para ambos por asesinato (y dos por tenencia ilícita de armas) al creer que José María Y.T. ordenó al ex militar matar a Manuel porque descubrió que le había robado la mitad de un alijo de 2.000 kilos de hachís del que ambos se habían hecho cargo y fue a reclamarle a su nave.

El juez entiende que en el juicio no se han acreditado indicios para sostener esta acusación, basada en "sospechas" y "conjeturas subjetivas" ya que sólo Alberto H.B. durante la instrucción dijo que José María le ordenó matar a Manuel porque le estaba apuntando con una pistola -que no se ha encontrado-, amenaza que ni José María ni los tres acompañantes de Manuel aquel día han corroborado.

En su informe la acusación ha insistido en que "hubo una trama" y José María "preparó su ejecución" siendo la señal para que Alberto disparara unos "toques en el hombro" a Manuel, algo que para el juez es una "interpretación" sin fundamento. El juez ha expuesto que incluso aunque Jose María tuviera un móvil ello "no es un indicio de culpabilidad" y se ha remitido a las novelas de Agatha Christie donde hay varios sospechosos con un móvil para asesinar pero sólo uno es el asesino. Y que carece de "racionalidad delictiva" que José María ordenase matar a Manuel "en su propia nave", ante testigos y luego "ayude a la Policía a capturar al autor material del hecho a sabiendas de que podía delatarle".

"Todos sabemos que en aquella nave había algo más, que pasó algo raro, pero muchas veces la justicia penal tiene que ser consciente de sus límites y nos tenemos que conformar sabiendo hasta donde se puede averiguar", ha expuesto en una sala en la que familiares de la víctima han asistido al juicio entre sollozos.

Previamente el fiscal ha justificado que no acusa a José María por "la inexistencia de pruebas en su contra" y ha mantenido que el ex militar cometió asesinato con alevosía porque "actuó con dolo", sin arrebato ni transtorno mental -atenuantes que pide su defensa para calificar los hechos de homicidio y limitar la pena a 10 años. Para el fiscal, su "arrepentimiento es fingido" y su versión de que disparó porque José María estaba en peligro la "ha maquinado" en prisión para que "se le aplique una rebaja de la pena".

La acusación ha defendido que se han destruido pruebas, como unas grabaciones, porque la nave no se precintó y José María llegó a estar solo mientras esperaba a la Policía horas después.

El ex militar en su última palabra ha pedido "perdón a la familia" y ha vuelto a enredarse en que colabora con la UCO de la Guardia Civil y los fiscales generales en una investigación secreta contra "la mafia más grande", ante lo que el juez le ha instado a ceñirse a los hechos del juicio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios