"Mi experiencia puede servir para evitar posibles fallos en la Ciudad de la Justicia"

  • El magistrado convoca elecciones a decano para el próximo 18 de abril y anuncia que optará al segundo mandato para seguir representando a sus compañeros

Federico Jiménez Ballester (Barcelona, 1961) está a punto de cumplir su mandato como decano, un puesto en el que aspira a ser reelegido. El juez comunicó hace sólo unos días a sus compañeros que se presentará a las elecciones convocadas para el 18 de abril.

-¿Por qué quiere repetir como decano de los jueces de Sevilla?

-He decidido presentarme de nuevo porque hoy mantengo las misma ilusión que hace cuatro años, cuando llegué al cargo, pero con una mayor experiencia en la representación de los jueces. En este tiempo me he sentido apoyado por mis compañeros de forma mayoritaria y creo que ha habido una buena sintonía de las juntas de jueces con el decanato. Un segundo mandato supondría completar el programa que empecé en 2004. Estamos en una situación especialmente importante para Sevilla con la nueva Ciudad de la Justicia y creo que mi experiencia puede ser válida a la hora de aportar soluciones y evitar posibles fallos en el proyecto.

-¿Qué balance realiza de los últimos cuatro años?

-Han habido luces y sombras. Pero me han servido para mucho. He adquirido una experiencia en las facultades de gobierno de los jueces que antes no tenía.

-Entre las sombras, ¿incluye los incidentes durante la huelga de los funcionarios?

-La principal sombra de los últimos cuatro años es que no hemos todavía iniciado las obras de la Ciudad de la Justicia, aunque ahora parece que hay una elección definitiva y espero si salgo elegido que veamos no sólo iniciadas sino culminadas las obras porque el mandato termina en 2012. La huelga de los funcionarios de Justicia fue uno de los momentos más difíciles porque se produjo una alteración del normal funcionamiento de la actividad judicial. Era en parte lógico pero hubo incidentes que no eran admisibles en los tribunales, como la irrupción en las salas de vista. La intervención de la Policía y de los representantes sindicales permitió que la situación se recondujera y tras un período de zozobra vino finalmente la calma. Hubo que solicitar el auxilio de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad para garantizar la celebración de los juicios.

-Pero también ha tenido momentos más dulces...

-Esos momentos siempre han coincidido con la creación de nuevos órganos judiciales que, si bien no lo han sido en la medida que precisa la carga de trabajo que soportan los jueces, sí que han contribuido a aliviar la situación y a mejorar la prestación del servicio público. También constituyó un momento dulce la reagrupación de los juzgados de Menores en el edificio de la Buhaira.

-La consejera de Justicia le criticó por exigir más juzgados...

-Me vi sorprendido por la reacción de la Consejería ante un informe eminentemente técnico, pero a la vez tuve la satisfacción de que todos mis compañeros me apoyaron ante lo que había sido una crítica sin fundamento.

-En el informe de este año asegura que hacen falta crear nueve veces más juzgados.

-Yo lo que hago es exponer con datos estadísticos el desajuste que hay entre la carga de trabajo y los módulos que establece el Consejo General del Poder Judicial. No soy ajeno a que no es fácil crear juzgados de la noche a la mañana pero tengo que exponer la situación actual de los juzgados.

-¿Cuál sigue siendo el gran problema de la Justicia sevillana?

-Los dos principales problemas son la sobrecarga de trabajo y la situación del edificio del Prado de San Sebastián, que no reúne las condiciones mínimas necesarias para la prestación de un servicio público como la Justicia. La situación la padecen no sólo los profesionales sino los ciudadanos.

-¿Y qué ocurre con la endémica lentitud de la Justicia?

-Gracias al esfuerzo de los jueces, los secretarios y los funcionarios judiciales en la actualidad hay un grado de respuesta de la Justicia bastante razonable, aunque sería necesario que estuviéramos en la carga de trabajo fijada por los módulos del Consejo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios