La familia del agente con muerte cerebral critica que fuera sin armas

  • Fernando Trapero, de 23 años, se debate entre la vida y la muerte por el balazo en la cabeza

Comentarios 0

La familia de Fernando Trapero, el guardia civil que se debate entre la vida y la muerte en un hospital de Bayona, criticó ayer que los dos agentes víctimas del atentado trabajaran desarmados.

El cuñado de Fernando Trapero, quien se encuentra en Bayona junto a los padres, la compañera sentimental y la hermana del agente herido -su esposa-, lamentó, en declaraciones telefónicas a Efe, que este agente, de 23 años, no tuviera ayer un arma "para poder defenderse" en el atentado.

No obstante, el hecho de que los agentes españoles que realizan tareas de vigilancia antiterrorista en el sur de Francia no lleven armas es algo habitual, ya que sólo pueden portarlas cuando trabajan en un equipo conjunto de investigación hispano-galo, y siempre con mandato judicial, que lo autoriza para un fin específico. El ministro del Interior no confirmó ayer si iban efectivamente desarmados. La familia del herido puso de relieve que los guardias civiles que realizan operaciones contra ETA en Francia "son chavales jóvenes, que dan todo, 24 horas al día trabajando, y van hasta sin arma". "Si hubiera ido con arma se podría haber defendido", subrayó el cuñado de Trapero.

Los médicos que atienden al guardia civil en el hospital Côte Basque de Bayona le sometieron a un nuevo escáner para confirmar que no presenta ningún signo de actividad cerebral.

Según fuentes de este centro médico, el estado del paciente, quien presenta una herida de bala en la cabeza, sigue siendo de extrema gravedad y al cierre de esta edición continuaba en un coma profundo.

más noticias de SEVILLA Ir a la sección Sevilla »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios