Reconocimiento empresarial Acto de homenaje en el Real Alcázar a un histórico del gremio hotelero

De fonda a hotel de referencia

  • La Cámara de Comercio entrega la medalla de oro de la institución al Hotel Inglaterra · El establecimiento cumple su 150 aniversario en la ciudad, donde ha sido testigo directo de todos los grandes acontecimientos

Comentarios 1

Dice el director general del Hotel Inglaterra que su empresa merece la medalla de oro de la Cámara de Comercio por tres razones: pocas empresas cumplen 150 años de existencia, poquísimas empresas familiares alcanzan la tercera generación y aún menos hoteles mantienen su independencia sin estar adscritos a ninguna gran cadena hotelera ("Somos unos bichos raros en el gremio"). Manuel Otero Alvarado ofreció una letanía de cifras para avalar la distinción. Por el Inglaterra han pasado más de 6.700.000 clientes, se han servido 4.200.000 desayunos con tantos croissants como para cubrir el trayecto de Sevilla a Burgos y en los últimos tres años se han invertido 4 millones de euros en unas reformas ejecutadas al mismo tiempo que la peatonalización de la Plaza Nueva. Números fríos para un cálido homenaje en el Real Alcázar, donde se mencionaron en varias ocasiones a los empleados del establecimiento. Hasta 70 personas trabajan en este negocio histórico, muchos de los cuales son hijos y nietos de empleados.

Todo homenaje incluye una glosa. La de ayer corrió a cargo de Francisco Correal, periodista de Diario de Sevilla, para quien se puede hacer un curso intensivo de literatura con este hotel por la cantidad de celebridades que han pasado por sus habitaciones. Los hermanos Álvarez Quintero, Antonio Domínguez Ortiz, Juan Goytisolo, Italo Calvino, Alfonso Grosso, Hugh Thomas, etcétera. "Un hotel es la consumación de un sueño, un hotel es el ámbito literario que más conozco". Correal recordó ilustres huéspedes, anécdotas sucedidas tanto en el establecimiento como en una Plaza Nueva de la que es inseparable y, por supuesto, se refirió a su anterior director, el empresario Manuel Otero Luna, "un caballero andaluz". Recordó a los empleados, a los periodistas brasileños que se hospedaron en el establecimiento con motivo del Mundial de 1982 y aludió a la primera noche que pasó en Sevilla el primer presidente de la Junta de Andalucía, Plácido Fernández Viagas, que eligió el Inglaterra.

El presidente de la Cámara de Comercio, Francisco Herrero, destacó el "aire señorial" del Inglaterra, un establecimiento que nació en 1857, el mismo año que Alfonso XII y el Papa Pío XII. Relató todos los grandes hechos de la ciudad de los que el hotel ha sido testigo: la pérdida de las últimas colonias españolas, la Guerra Civil, la coronación de la Virgen de los Reyes, la muerte de Madre Angelita, etcétera.

La presidenta del Pleno municipal y delegada de Fiestas Mayores, Rosamar Prieto-Castro, centró su discurso en destacar la obra de María Teresa Alvarado, esposa del desaparecido Otero Luna: "Merece una especial mención, mi admiración y mi aprecio. Ella ha sido clave para que aquella fonda Inglaterra haya acogido a reyes y a la aristocracia europea. De ella es el 50 por ciento del mérito. El nombre de Sevilla está en muchos sitios del mundo gracia a la labor de la familia Otero".

más noticias de SEVILLA Ir a la sección Sevilla »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios