El forense avala que Portu no fue maltratado por la Guardia Civil

  • Rubalcaba censura que el Gobierno vasco acuse "sin pruebas" al instituto armado

Comentarios 0

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, volvió ayer a hacer suya la versión de la Guardia Civil sobre la detención de Igor Portu y Martín Sarasola, que señala que las lesiones que sufrieron durante su arresto, y que obligaron a Portu a ingresar en la UCI del Hospital Donostia de San Sebastián -de la que salió anoche-, se debieron a la fuerza reglamentaria empleada por los agentes para evitar que los presuntos miembros de ETA huyeran al ser detenidos el pasado domingo. Según el ministro del Interior, "todos los datos", tanto los informes forenses como la declaración de uno de los detenidos, Sarasola que, en contra de lo que es habitual entre los presos etarras, declaró que no ha habido malos tratos, avalan la versión oficial.

Además, Rubalcaba quiso responder a las acusaciones lanzadas desde el Gobierno vasco y los partidos que conforman su tripartito a los que replicó que los que "estrechan la democracia" son los que cuestionan "sin pruebas" el trabajo de jueces fiscales y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. "La democracia se estrecha cuando se cuestiona el funcionamiento del Estado de Derecho, cuando alguien con responsabilidad política cuestiona sistemáticamente autos y resoluciones judiciales o la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado sin pruebas", espetó Rubalcaba en una rueda de prensa en la sede de Interior.

El ministro, en una clara alusión a las declaraciones realizadas por los partidos del tripartito vasco y de miembros del propio Ejecutivo de Ibarretxe, criticó que se vengan "poniendo en cuestión versiones que día a día se van demostrando como absolutamente ciertas".

Entre los datos que avalan la versión oficial, Rubalcaba destacó el informe del forense de la Audiencia Nacional sobre el estado de salud de Sarasola tras su traslado a Madrid en el que se dice que sus lesiones son "compatibles con una detención violenta". El ministro insistió en que las heridas que presenta el miembro de ETA responden a maniobras de "sujeción y retención" de Portu, quien trató de huir de los agentes de la Guardia Civil.

Además, también se constata en el mismo que el propio detenido, en contra de lo que suele ser habitual entre los etarras, afirmó que no hubo malos tratos. "Todo el mundo sabe que es muy frecuente que los presuntos militantes de ETA aduzcan siempre, aunque no sea verdad nunca, que son torturados o sometidos a malos tratos", señaló el ministro.

Rubalcaba también señaló que la propia declaración de la familia de Portu avala la versión de la Guardia Civil. En este sentido, explicó cómo los familiares del etarra señalaron que cuando de madrugada registraron la vivienda de Portu no lo encontraron "en un estado especialmente delicado", lo que explica que no se le llevara antes al hospital.

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska se desplazará hoy a San Sebastián para interrogar al etarra hospitalizado. Portu tuvo que ser ingresado al presentar una fractura en una costilla, una contusión pulmonar y hematomas en la cara.

El secretario general de la Asociación Unificada de la Guardia Civil, Joan Miquel Perpinyá, exigió ayer al Gobierno vasco que pida disculpas después de haber sido "tan ligeros" acusando de torturas a los miembros del instituto armado que detuvieron a Portu en Mondragón.

más noticias de SEVILLA Ir a la sección Sevilla »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios