La falta de fondos y los robos frenan el traslado de la Policía a San Jerónimo

  • El Ayuntamiento planteó la mudanza de varias dependencias del cuerpo al antiguo centro cívico, pero el proyecto está estancado y el edificio abandonado.

Comentarios 5

La maltrecha situación económica del Ayuntamiento de Sevilla y los continuos robos han frenado el traslado de la Policía Local al antiguo centro cívico de San Jerónimo. Estaba previsto que este edificio acogiera varias dependencias de este cuerpo, tales como almacenes, vestuarios y determinadas oficinas y aulas que se encontraban en la isla de la Cartuja. Sin embargo, el inmueble se encuentra actualmente abandonado y ha sufrido varios robos, algo que, unido a la falta de fondos para reacondicionar las instalaciones, ha paralizado por completo el proyecto del traslado.

Este edificio funcionó como centro cívico provisional hasta la apertura del nuevo, poco antes de las elecciones municipales del pasado 22 de mayo. Se trata de una nave industrial a la que se han añadido varias plantas de oficinas. El inmueble está ubicado dentro del polígono industrial de San Jerónimo, lo que lo convertía en un problema para seguir funcionando como centro cívico o dependencia municipal que requiriera una atención al ciudadano. Por ello, el gobierno anterior decidió que podría ser de utilidad a la Policía Local, teniendo en cuenta que una parte de la misma tendría que mudarse en breve para poder ceder parte de los terrenos que ocupa la actual Jefatura de la isla de la Cartuja a la constructora que construía la futura comisaría de la Ranilla.

La intención de los anteriores responsables municipales era la de que se trasladaran aquí todas las dependencias que albergaba el edificio de la Cartuja conocido como Charly 3. De haberse podido llevar a cabo la mudanza a San Jerónimo, se habría evitado el traslado apresurado que tuvo que hacer la Policía Local a los bajos de Marqués de Contadero el pasado verano. De hecho, la idea era que el material almacenado que se trasladó de la Cartuja a Marqués de Contadero se llevara a San Jerónimo.

Este traslado tuvo que hacerse de forma forzosa, puesto que el Ayuntamiento tenía que hacer entrega cuanto antes de parte de los suelos de la actual Jefatura de la Cartuja a la constructora Detea, que levantó la futura comisaría de la Ranilla a cambio de la cesión de los suelos de la Cartuja. La rehabilitación del antiguo centro cívico de San Jerónimo habría tenido un coste de entre 100.000 y 150.000 euros, pero fue imposible de asumir para el gobierno saliente. El nuevo ejecutivo municipal, presidido por Juan Ignacio Zoido, tampoco ha podido hacer todavía ninguna reforma en este edificio.

Así, esta nave industrial se encuentra prácticamente abandonada desde el pasado verano y en ella se han cometido ya varios robos. El edificio no cuenta con ninguna medida de seguridad, puesto que antes tenía una valla metálica de protección pero esta cerca también ha sido robada y para acceder a las instalaciones sólo basta con saltar un muro de un metro de altura. El recinto cuenta como única medida de vigilancia con las rondas periódicas que una empresa de seguridad privada realiza por todo el polígono de San Jerónimo.

A simple vista, puede observarse cómo las persianas han sido arrancadas y los ladrones han podido acceder al interior de las oficinas por una ventana trasera, así como por otra de la planta alta. A través de esta ventana rota se ve una de las estancias, aún con los muebles y con material de oficina, pero todo está completamente revuelto. Las plantas superiores han sufrido filtraciones de agua y precisan de una reparación mayor para cualquier posible traslado, no sólo ya de la Policía, sino de cualquier instalación municipal. La nave central, destinada en principio a almacenar la mercancía decomisada por la Policía, sí se encuentra en perfecto estado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios