bibliotecas

El fuego del silencio

  • La escritora Julia Uceda asiste a la donación de un centenar de libros de la Fundación Lara a las bibliotecas municipales de Sevilla

Una muestra del centenar de libros donados por la Fundación José Manuel Lara a las bibliotecas municipales de Sevilla. Una muestra del centenar de libros donados por la Fundación José Manuel Lara a las bibliotecas municipales de Sevilla.

Una muestra del centenar de libros donados por la Fundación José Manuel Lara a las bibliotecas municipales de Sevilla. / josé ángel garcía

No es necesario vivir bajo una dictadura para que los libros se quemen. En plena democracia, cuando el hábito de leer se arrincona, se produce el mismo incendio. Así de claro lo dejó este lunes la escritora sevillana Julia Uceda al finalizar la entrega de un centenar de libros por parte de la Fundación José Manuel Lara a la red de bibiliotecas municipales. Dicha donación se llevó a cabo en el centro público que lleva el nombre de esta escritora y a él acudieron la directora de la citada fundación, Ana Gavín; y la directora general de Cultura del Ayuntamiento de Sevilla, Isabel Ojeda.

Fomentar el hábito de la lectura. Hacer de los libros un instrumento común. Éste es un objetivo doblemente compartido por el gobierno municipal y la Fundación José Manuel Lara. Un fin que se ha puesto de relieve estos días con la celebración el pasado domingo del Día del Libro. Con tal motivo, dicha fundación entregó este lunes al Ayuntamiento hispalense un centenar de títulos para que compongan el fondo de la red de bibliotecas municipales, conformada por 14 sedes y un bibliobús. La donación no se limita a la capital andaluza. También se ha realizado en las bibliotecas Consuelo García Píriz, José Manuel Lara y Sala Fabiola, de Mairena del Alcor; en la biblioteca Editor José Manuel Lara, de Alcalá de Guadaíra; y en la denominada José Manuel Lara Bosch, de El Pedroso, localidad natal de este empresario que se definía como "cataluz".

Las buenas intenciones de las administraciones chocan con la carestía de servicios y recursos

La entrega de libros también ha llegado a zonas en riesgo de exclusión social, para que la lectura se convierta en una herramienta con la que salir de esa situación. Con tal fin, la Fundación José Manuel Lara ha donado libros a la biblioteca del Colegio Ciudad de los Niños, en el barrio granadino de La Chana, y a la Asociación Entreamigos, de las Tres Mil.

Gavín recordó que la mayor parte de los títulos donados se corresponden con la literatura infantil y juvenil. Libros pensados para lectores de 4 a 16 años. "Enfocarnos en las edades más tempranas es una forma de fomentar la lectura", subrayó la directora de la Fundación Lara, quien a continuación añadió que "el formato en que se lea importa menos, puede ser en papel o en una tablet, lo interesante es que lean, siempre que no sea a través de copias pirata, claro".

Pese al alarmante estudio que dio a conocer el Gobierno central a principios de 2017, en el que se alertaba de que cuatro de cada diez españoles afirmaban no haber leído un libro el último año, Gavín mantiene que desde 2015 -y tras la crisis económica que causó un gran deterioro en el sector editorial- las ventas de libros han repuntado. Un incremento que adquiere el calificativo de "espectacular" en los títulos dirigidos al público infantil y adolescente. Esta aseveración coincide con la expresada por distintos libreros en un reciente reportaje publicado por este periódico, según el cual, el hábito de lectura en los sevillanos se retoma a partir de los 40 años, mientras que el índice de lectura resulta muy elevado antes de los 20 años, edad a partir de la cual se produce un "parón" generacional en esta actividad tan saludable.

Pero este fomento de la lectura por parte de las administraciones públicas choca muchas veces con el déficit de recursos e infraestructuras. Sirva de ejemplo la situación que se sufre en Sevilla, donde buena parte de las bibliotecas cierran por la tarde ante la falta de personal. La directora general de Cultura, Isabel Ojeda, aclaró que la tasa de reposición cero del Gobierno de Rajoy impide cubrir las vacantes por baja de enfermedad y jubilación que se producen, aunque desde el Ayuntamiento se hacen intentos por consolidar dicha plantilla y ofrecer un servicio de calidad.

La red de bibliotecas municipales registró el año pasado 556.228 visitas. Durante 2016 recibió a 5.779 socios, hasta llegar a los 102.761. De estos usuarios, el 43% son hombres y el 57%, mujeres. A ello hay que añadir el interesante porcentaje de socios infantiles: un 28%. El pasado ejercicio se realizaron 256.241 prestaciones de libros por parte de las bibliotecas municipales. Entre los títulos más demandados destacan El amante japonés, de Isabel Allende (196 préstamos); La chica del tren, de Paula Hawkins (174); y La templanza, de María Dueñas (153).

Julia Uceda fue la última en intervenir en este acto. La escritora recordó que su primer contacto con la lectura fue a través del tebeo. Alertó de que no hace falta vivir en una dictadura para que la lectura sea censurada: "Los libros no sólo se queman con el fuego. Arrinconarlos o silenciarlos es otra forma de quemarlos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios