Uno de los fugados mató presuntamente a un hombre estando en busca y captura

  • Conocido como 'El Rafi', el reo cordobés cumplía ahora una condena de 7 años y seis meses por diversos robos y se encontraba en prisión preventiva por el crimen de Bujalance.

Uno de los dos reclusos que se fugaron en la noche de este miércoles de la cárcel Sevilla-1 es un conocido delincuente de Córdoba que presuntamente asesinó a un hombre en una reyerta en Bujalance en noviembre de 2008 cuando estaba huido de la justicia tras un permiso penitenciario que le habían concedido en 2006.

Según han informado fuentes penitenciarias, R.H.C., de 28 años y natural de Córdoba, cumplía ahora una condena de 7 años y seis meses por diversos robos y se encontraba en prisión preventiva por el crimen de Bujalance.

R.H.C., conocido como "El Rafi" y al que se le imputan más de 25 delitos, es el presunto homicida de J.R.G., un vecino del citado pueblo cordobés a quien habría disparado en la cabeza en el transcurso de una reyerta en noviembre de 2008.

Según las fuentes, en el momento de estos hechos se encontraba en busca y captura, ya que no volvió a la prisión tras un permiso penitenciario de ocho horas que le concedieron en febrero de 2006, cuando cumplía condena por varios delitos contra el patrimonio.

El homicidio de J.R.G. tuvo un gran impacto social en Córdoba porque tras su muerte unos desconocidos acudieron a la casa de la familia del presunto asesino -y ahora fugado de la prisión de Sevilla- para incendiarla.

La Guardia Civil, que ha puesto en marcha un amplio dispositivo para la detención de este y el otro recluso, el marroquí M.L.E., 22 años, ha reforzado la vigilancia en Bujalance, dijeron fuentes del Instituto Armado.

La fuga fue descubierta en el recuento de las 7:45 horas de este jueves en el módulo de presos preventivos de la cárcel Sevilla-1, situada en el extrarradio de Sevilla capital en la carretera a Mairena del Alcor.

Fuentes de Instituciones Penitenciarias han indicado a Efe que el hecho ha sido considerado un suceso "grave" y por ello la secretaría general de Instituciones Penitenciarias ha ordenado a los máximos responsables de seguridad que se desplacen al penal sevillano para "investigar las circunstancias en que se produjo la fuga, establecer posibles fallos de seguridad y depurar responsabilidades".

Los fugados se encontraban en el modulo 7, en el que según las mismas fuentes de Instituciones Penitenciarias había 50 internos, ninguno de ellos pertenecientes a ETA o el GRAPO como habían asegurado algunas versiones.

La cárcel de Sevilla-1 alberga en estos momentos a 1.377 internos, según Instituciones Penitenciarias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios