El gobierno recorta un tercio las inversiones para frenar la deuda

  • La ejecución de proyectos pierde 96 millones y pasa de 266 a 170 millones para que el endeudamiento sea de 481 millones

2008 será el año de la resaca inversora en el que el gobierno de PSOE e IU intentará poner al día la maltrecha salud financiera del Ayuntamiento de Sevilla. Dicho de otro modo, el objetivo es rebajar la deuda municipal y situarla en el entorno de los 481 millones de euros, lo que alejaría en términos porcentuales que la Junta de Andalucía intervenga las cuentas municipales al rebasarse el endeudamiento máximo permitido por ley. Menos nivel de deuda -que no menos débito, que crecerá en 41 millones sobre los 440 millones de deuda viva del Consistorio más empresas en la actualidad-, pero ¿a costa de qué? De las inversiones reales, que caerán por encima del 36 por ciento, puesto que el ejecutivo mantendrá para 2008 el mismo nivel de gastos corrientes -369,9 millones, actualizados por encima del 3 por ciento- y los de personal -512,4 millones de euros, un 9,1 por ciento más que este año- .

Las inversiones pagarán en 2008 los excesos crediticios del gobierno en el año electoral, ejercicio en el que el Metrocentro, las sucesivas peatonalizaciones, el Plan de Barrios y los proyectos de la Encarnación y la Alameda, entre otros, contribuyeron a un mayor endeudamiento para que PSOE e IU concurriesen a la meta electoral del 27-M con un buen expediente ejecutor.

En términos cuantitativos, las inversiones de la corporación, organismos autónomos y empresas municipales caerán de los 265,7 millones de euros consignados este año a 169,3 millones para 2008, casi cien millones de euros menos. La correlación con las inversiones de 2006 -el año preelectoral- es todavía más flagrante, ya que entonces Ayuntamiento, organismos (IMD, Urbanismo, Alcázar, Agencia de Recaudación e ICAS) y empresas invirtieron la cifra récord de 407,3 millones para preparar la recta final ante las urnas.

En 2008, sólo el gasto en bienes corrientes y servicios del presupuesto total consolidado duplicarán las inversiones -369,9 millones frente a los 169,3 millones-.

Aunque el Consistorio mantendrá su ritmo de inversión a través de sus delegaciones -de 22,6 millones pasará a 23,5, un 4 por ciento más-, serán las empresas municipales y organismos autónomos las que sufrirán el recorte de los 100 millones de euros. No en balde, Tussam, Emasesa y Emvisesa, del lado de las empresas, y la Gerencia de Urbanismo, del lado de los organismos autónomos, son los principales agentes inversores municipales, y prueba de ello son la financiación del tranvía, las peatonalizacion e incluso Fibes.

Tanto bajarán las inversiones reales el próximo ejercicio que el gobierno se vio ayer abocado a rellenar el cuadro de Proyectos concretos con obras en curso e incluso flecos de actuaciones ya ejecutadas. Así quedó de manifiesto en la presentación virtual que el delegado de Hacienda, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis (PSOE), realizó ante los periodistas, y en la que citó la remodelación del Paseo Juan Carlos I, la reurbanización de Virgen de Luján y la reforma del Puente de San Telmo, todos ellos realizados, para engordar el listado de obras en ciernes -II Plan de Barrios, todavía sin concretar; Plan de la Vivienda, nuevos centros cívicos y reconversión de la estación de autobuses del Prado- y otras ya iniciadas -renovación urbana de la Plaza de la Encarnación-.

Todo, por la deuda, que, según las previsiones del Consistorio, se conseguirá disminuir del 108 por ciento -a sólo dos puntos del 110 por ciento que fija la Ley de Haciendas Locales para la intervención de la Junta de Andalucía- a un 99,21 por ciento. Según Gómez de Celis, la deuda viva del Ayuntamiento asciende sin contar con las empresas a 440 millones y en 2008 el Consistorio tendrá margen para pedir créditos hasta por 41 millones de euros, una cantidad que está ocho millones de euros por debajo de la media de la última década. El macrocrédito por valor de 283 millones de euros que el gobierno mantiene aplazado desde hace dos años para sufragar nuevas inversiones todavía no está desestimado. Celis insistió en que serán los servicios técnicos y jurídicos del Consistorio los que decidan sobre su conveniencia en función de que cuente o no la deuda de las empresas -sobre todo Lipasam y Tussam, ésta última en situación casi de quiebra técnica- en la operación.

No fue ésta la lectura que ayer realizó Gómez de Celis, que prefirió poner el acento en la directriz marcada por el alcalde para que las cuentas locales discurrieran por la senda de la "austeridad" y "mejora de los servicios públicos" priorizando "las políticas sociales", un a vaga y amplia clasificación donde caben programas de Salud, Cultura, Deportes, Urbanismo, Limpieza y Medio Ambiente.

El presupuesto total consolidado para 2008 será de 1.382 millones de euros, 51,8 millones más que este año (un incremento del 3,89 por ciento), un montante que, considerando sólo la corporación y sus delegaciones, se reduce a 688,4 millones (un 6 por ciento más). Los ingresos, dijo el responsable de Hacienda, crecen por las aportaciones del Estado y de la Junta, que suman el 40,7 por ciento del total. Los organismos autónomos contarán en 2008 con 137 millones de euros, 36 menos que este año -un recorte justificado con que los organismos generan suficientes recursos propios-, y las empresas municipales con 558 millones, 52 millones más que en el ejercicio actual "para garantizar la calidad de los servicios en la única capital española que mantiene las empresas municipales con capital cien por cien público". Celis subrayó que los programas de índole social copan casi el 60 por ciento del gasto total del Ayuntamiento, hasta los 405,59 millones de euros, y representan un capítulo propio que el gobierno local denomina Proyecto S+ y que se encargará de analizar su ejecución presupuestaria por áreas y volcarlas en fichas de trabajo interno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios