La mujer hallada muerta en su casa de Bellavista falleció de forma violenta

  • Los primeros indicios apuntan a que la víctima no presentaba heridas de arma blanca · Vecinos denuncian frecuentes discusiones entre ésta y su compañera de piso.

Comentarios 4

Rosario N.P., de 53 años y vecina del barrio de Bellavista, fue hallada muerta en su casa este miércoles después de que una sobrina alertara a la Policía de su ausencia de señales de vida desde hacía varios días. Los primeros indicios descartan que muriera a consecuencia de la agresión con algún tipo de arma blanca. El Grupo de Homicidios del Cuerpo Nacional de Policía se ha hecho cargo de la investigación al objeto de tratar de esclarecer las circunstancias del suceso del que el Juzgado de Instrución número 18 de Sevilla ha decretado el secrero de sumario.

El cadáver fue hallado en el piso segundo 3 del bloque 11 de la avenida de Bellavista, en la urbanización Nueva Bellavista, donde residía la víctima desde hacía 15 años. Rosario N.P. trabajaba como limpiadora para una empresa contratada por la Junta. La fallecida fue vista por última vez la tarde del 24 de diciembre cuando, como cada día según sus vecinos, se paró en un bar cercano a su vivienda y después de marchó a casa. 

Según se encontró el cadáver, una vecina que entró en la vivienda asegura haberla visto en la cama, totalmente tapada y con sangre en la boca, la Policía maneja la opción de que la muerte se produjese de forma violenta, descartándose una muerte natural. Aunque por el momento "no se descarta ninguna línea de investigación", sí se descarta una herida de arma blanca ya que el cadáver no presentaba ningún signo más de violencia evidente.En este sentido, las fuentes han puesto de manifiesto que los agentes del Grupo de Homicidios del Cuerpo Nacional de Policía tratan de identificar y localizar en estos momentos a las personas que mantenían relaciones familiares o sentimentales con la finada y que vieron a ésta con vida en las últimas horas.  

Varios vecinos han concretado que Rosario N.P. compartía piso con otra mujer desde verano y que eran frecuentes las discusiones entre ellas, sobre todo por la noche. Una vecina ha detallado que la compañera tenía "amargada" a la víctima y que le dirigía frecuentemente frases como "no vales para nada" o "eres una borracha". Al mismo tiempo destacan que la fallecida era una mujer muy callada y con poco contacto con los vecinos.

La vecina que llegó a entrar en el lugar del crimen junto a la Policía ha destacado que el piso estaba limpio y que la mujer estaba metida en la cama, totalmente tapada y con un poco de sangre en la boca. Por el momento no se ha practicado ninguna detención en este sentido.   

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios