El otro héroe del atraco en la Gran Plaza

  • Juan Carlos Chazarri, enfermero en excedencia y dueño de un bar, taponó las heridas al comisario Jesús Gómez Palacios después de que éste impidiera el robo en el supermercado

Comentarios 12

"Estaba en el bar cuando oí unos disparos, me asomé, me preocupé porque no sabía dónde estaban mis hijos, los vi jugando lejos y me encontré con mi vecino, Jesús, herido en la puerta del supermercado". Juan Carlos Chazarri, propietario de una cervecería junto al establecimiento atracado el pasado viernes en la Gran Plaza, enfermero con 14 años de experiencia en el servicio de emergencias del 061 y actualmente en excedencia, fue quien taponó las heridas del comisario Jesús Gómez Palacios después de que éste evitase el atraco al supermercado Bonsabor.

Chazarri estuvo en permanente contacto telefónico con la sala del 061 y realizó un primer diagnóstico para que sus compañeros supieran dónde tenían que intervenir. "Conozco a Jesús desde hace tiempo porque es vecino mío. Él salió del supermercado y yo creí en un primer momento que tenía un golpe. Luego me di cuenta de que era un balazo. Alguien me dijo que dentro había otra persona herida y me acerqué. No se podía hacer nada porque tenía un tiro a la altura del corazón y otro en el costado derecho".

Salió del establecimiento y volvió con el comisario, que ya estaba en el suelo. "Vi la herida, estaba en una zona muy fea y que sangraba mucho. Siempre llevo unos pañuelos limpios para los niños y los saqué y con ellos taponé las heridas. Al principio pensaba que eran dos balazos, pero era sólo un disparo. Tuve que moverle un poco para ver que tenía orificio de salida, que era un tiro limpio".

Este enfermero trató de colocar al policía en la llamada posición lateral de seguridad, pero el comisario se resistía. "Le dolía y no quería que lo moviéramos, se resistía un poco, así que lo colocamos en decúbito supino y con la cabeza levantada para evitar que se asfixiara. No perdió nunca la consciencia y estuve continuamente hablando con él. ¿Qué puedes decirle en una situación así a un hombre que le han disparado y que tiene a su mujer y a su hija al lado? Pues que se anime, que eso no era nada y que pronto iba a invitarle a unas cuantas cervezas".

El estado del comisario se fue agravando a medida que pasaban los minutos. "Se fue poniendo pálido, sudaba mucho. El pulso radial era bueno, con un poco de taquicardia, pero era bueno. Decía continuamente que le dolía y yo trataba de tranquilizarlo. 'Venga, Jesús, vamos a respirar lentamente', le decía. Y la verdad es que se concentró en ello y en ningún momento perdió la calma". El equipo de emergencias del 061 tardó entre 5 y 7 minutos en llegar. "Es poco tiempo, realmente es imposible tardar menos, pero a mí me parecieron varias horas. Es normal en una situación así".

En este intervalo asumió el mando de las operaciones. Ordenó a la Policía Local que ningún vehículo aparcara en la entrada de la calle porque restaría tiempo a la llegada de la UVI móvil y pidió a los agentes de la Policía Nacional que no colocaran los patrulleros ni las motos en el lugar por el que entraría la ambulancia. "Ya llegaron los compañeros y me puse a echarles una mano. Lo monitorizamos, le pusimos el suero y poco después decidieron que había que trasladarlo al hospital. Realmente no se podía hacer nada más allí y había que operarlo rápidamente, como se hizo".

Jesús Gómez Palacios fue trasladado al Hospital Virgen del Rocío poco después del tiroteo. Allí fue intervenido de una herida de bala en el abdomen y tuvieron que extirparle aproximadamente 30 centímetros del intestino delgado. "La herida estaba entre el ombligo y la ingle. El tiro tuvo que ser sesgado porque en un principio parecía que había dos disparos. La trayectoria de la bala no era recta, el orificio de salida estaba en un lugar muy raro".

Los dos héroes de aquella tarde en Nervión, el policía y el enfermero, se conocían de sobra. "Somos vecinos, yo vivo en Beatriz de Suabia y Jesús es una persona muy conocida". A Chazarri la excendencia se le acaba pronto. Si quiere volver a trabajar como enfermero, lo del viernes le sirvió de curso avanzado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios