La huelga de autobuses se suspende a la espera de una consulta a la plantilla

  • El comité de Tussam acepta la propuesta de que una persona ajena a la empresa medie en el conflicto, aunque la decisión de suspender definitivamente los paros en la Feria se decidirá hoy en un referéndum

Comentarios 16

Los ciudadanos que hoy deban usar los autobuses públicos para sus tareas cotidianas u opten por ellos para ir a la Feria podrán hacerlo sin más novedad que la habitual masificación durante las horas punta. Casi con el tiempo justo de poner en marcha el operativo para una fiesta que reúne a cientos de miles de personas, la dirección y el comité de Tussam llegaron ayer a un acuerdo de mínimos para dejar en suspenso la huelga, que iba a comenzar a las doce de la pasada madrugada, y seguir negociando bajo la tutela de la Junta con la designación de un arbitro imparcial que logre una solución al conflicto. No obstante, la desconvocatoria definitiva debe ser ratificada hoy en referéndum por la plantilla y, si es rechazada, el paro podría materializarse a partir del martes.

Este principio de acuerdo fue posible ayer porque el comité de empresa, que lidera la Agrupación Sindical de Conductores, suscribió la propuesta de la Consejería de Empleo de que un mediador, ajeno a la empresa, dictamine sobre el conflicto que se arrastra desde hace un año. Se comprometen incluso a acatar sus decisiones. Es la oferta que el sábado les hizo el consejero en funciones, Antonio Fernández, aunque los trabajadores pidieron que el arbitraje no se centre sólo en los expedientes abiertos a ocho conductores por los daños causados en más de 200 autobuses durante la huelga de mayo de 2007 -la empresa ya se había comprometido a que no habría despidos si no había huelga-, y abarque otras cuestiones estrictamente laborales pendientes de resolver.

El Consistorio aceptó. El acuerdo se someterá hoy a consulta entre la plantilla, a la que el comité de empresa pide el sí. Las urnas estarán abiertas en la sede de Tussam entre las cinco de la mañana y las cinco de la tarde. Aunque es probable que gane la opción de retomar las negociaciones -ya en la consulta que se hizo para convocar la movilización, ésta salió por un porcentaje mínimo de votos y frente a una enorme abstención-, la huelga no está aún totalmente descartada. Si se suspende definitivamente, la mesa de negociación se constituirá mañana martes, con los objetivos de fijar un calendario de reuniones, los puntos a debatir y el nombre de la persona que ejercerá de arbitro.

Los representantes de los trabajadores apuntaron ayer en este sentido a un "catedrático" experto en asuntos laborales que "objetivamente" diga cuál es la responsabilidad por los daños en los autobuses y qué puede hacerse para solventar el resto de cuestiones pendientes; o al delegado provincial de Empleo, Antonio Rivas.

Por su parte, el consejero explicó que esta persona se seleccionará entre un listado de expertos en relaciones laborales que manejan el Consejo Andaluz de Relaciones Laborales y el Sistema Extrajudicial de Resolución de Conflictos Laborales, ambos dependientes de su departamento, que satisfaga a las dos partes.

"Aceptar esta mediación y aplazar la huelga para negociar es un acto de responsabilidad con los ciudadanos", destacó el presidente del comité de Tussam, Antonio Núñez, antes de dirigirse a la Consejería de Empleo, donde se confirmó el principio de acuerdo. También quiso transmitir "tranquilidad" a los usuarios. En cuanto al arbitraje, consideró que dará "transparencia al proceso" y dejará claro que no había ningún "interés" especial ni "motivación política" por llevar la huelga a cabo "de cualquier forma", como, en su opinión, se ha hecho creer desde Tussam y el Ayuntamiento.

Al referirse a los motivos de la protesta, el líder sindical fue de nuevo más extenso en lo que afecta a los trabajadores expedientados por los destrozos de mayo de 2007, aunque citó otras cuestiones, como los despidos improcedentes (el comité quiere que en estos casos sea posible optar por el reingreso en Tussam y no sólo por la indemnización); las "privatizaciones" de servicios, como el repostado, la limpieza o el Metrocentro, dijo; o el incumplimiento del convenio colectivo en cuestiones relacionadas con los salarios y los horarios, en concreto, con los cinco minutos de diferencia que hay entre el descanso que fija el último decreto sobre el sector: 30 minutos por siete horas de trabajo, frente a los 25 recogidos en el convenio de Tussam y que, según el comité, la empresa no quiere modificar.

Por su parte, el vicepresidente de la empresa de transporte público, Guillermo Gutiérrez, anunció que si hoy la plantilla decide que haya huelga no se sentará en ningún caso a negociar y que sólo si el paro se desconvoca "mantendrá la oferta de renunciar a los despidos como falta máxima" de los ocho expedientados por vandalismo. El consejero de Empleo de la Junta se mostró esperanzado en una solución definitiva al conflicto, ante el interés de "poner por encima de todo el servicio público y el derecho a la movilidad de los ciudadanos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios