Un imputado asegura que Sando habría ganado el concurso sin una de las cláusulas

  • Mercasevilla valoró como un pago al contado la puesta "a disposición" de 3,4 millones

El economista José Antonio Ripollés, que está imputado en la presunta adjudicación fraudulenta a Sando de los terrenos de Mercasevilla, aseguró ayer a la juez que investiga el caso que la filial de la constructora malagueña también habría ganado el concurso público para hacerse con los suelos si no se hubiera tenido en cuenta una de las polémicas cláusulas que la instructora cree que se introdujeron en el proceso para favorecer a esta empresa.

José Antonio Ripollés, que volvió ayer a declarar ante la juez después de su primera comparecencia como imputado, en octubre pasado, aseguró que si en la baremación de las ofertas no se hubiera tenido en cuenta la cláusula que penalizaba las que superaran en un 10% la media aritmética de las restantes, volvería a ganar Sanma, la filial del grupo Sando.

En su anterior declaración, el economista había explicado, no obstante, que si el pliego de condiciones no hubiese contado con esas dos cláusulas -la segunda primaba la titularidad previa de cualquier derecho de superficie sobre los terrenos de Mercasevilla- la empresa que hubiera ganado el concurso público habría sido Noga, que había realizado una oferta económica que superaba en 52 millones de euros el precio que ofreció la constructora malagueña.

La juez también interrogó al imputado sobre por qué se valoró como un pago al contado la entrega por parte de Sanma de 3,4 millones de euros, cuando en realidad se trataba de una cantidad aplazada. José Antonio Ripollés precisó que valoró la opción de compra de la filial de Sando porque aunque esta oferta estaba constituida por 1,6 millones al contado y una entrega posterior de 3,4 millones, el economista "no consideró esta cifra en forma aplazada", al entender que esta cantidad se ponía "a disposición" de Mercasevilla en el momento en que fuera requerida, lo que según el imputado suponía una diferencia con las ofertas de las otras empresas en las que se especificaban fechas concretas para entregar las cantidades aplazadas. "Poner a disposición de una empresa es pagar al contado, ya que la situación económica de Mercasevilla requería la disposición inmediata de dichos pagos", aseveró.

José Antonio Ripollés insistió en que "en ningún momento" realizó la valoración con la intención de beneficiar a Sanma, "ni nadie le instó a que valorara en dicha forma la opción de compra".

La juez también tomó ayer declaración como imputado al presidente de Sando, José Luis Sánchez Domínguez, quien aseguró que no ha participado en el concurso de Mercasevilla porque está jubilado y su hijo es el que se encargaba de estos asuntos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios