Sin incidentes en la reanudación del servicio de Tussam en las Tres Mil Viviendas

  • Los sindicatos avisan de que la nueva diligencia de la Inspección de Trabajo "no levanta expresamente" la restricción dictada la semana pasada

Un autobús de Tussam por las Tres Mil. Un autobús de Tussam por las Tres Mil.

Un autobús de Tussam por las Tres Mil. / Victoria Hidalgo

Comentarios 2

La restitución del servicio de la sociedad Transportes Urbanos de Sevilla (Tussam), perteneciente al Ayuntamiento hispalense, en las calles Luis Ortiz Muñoz, Padre José Sebastián Bandarán y Madre de Cristo del Polígono Sur ha estado marcada por la "tranquilidad" y hasta el momento no habrían ocurrido incidentes, según han informado desde los sindicatos de dicha empresa municipal.

El presidente del comité de empresa de Tussam, Emilio Cubero (SITT), ha manifestado a Europa Press que después de que las líneas 31 y 32 hayan recuperado sus recorridos por las calles Luis Ortiz Muñoz, Padre José Sebastián Bandarán y Madre de Cristo, una vez levantada la restricción dictada por la Inspección de Trabajo a cuenta de los apedreamientos de autobuses en dichas calles, "no ha habido problema alguno". "Parece que todo está tranquilo", ha dicho.

Por parte de la Agrupación Sindical de Conductores (ASC), Isidro Fernández ha señalado a Europa Press que "en principio", no ha trascendido ninguna incidencia. "Esperemos que no ocurra nada", ha manifestado, avisando eso sí de que la nueva diligencia emitida por la Inspección de Trabajo "no levanta expresamente la suspensión decretada" sobre el servicio de Tussam en las citadas calles.

La mencionada diligencia, según el secretario general de ASC, tan sólo instaría a la empresa a "adoptar de forma efectiva la planificación preventiva frente al riesgo de apedreamientos y coordinarla con el dispositivo de seguridad". "Esperemos que no ocurra nada, ha insistido Isidro Fernández, opinando que Tussam está poniendo "en riesgo" a sus conductores y viajeros.

Al respecto, recordemos que el comité de empresa de Tussam, encabezado por el Sindicato Independiente de Trabajadores del Transporte (SITT), había solicitado un refuerzo de la presencia policial en la zona donde suceden estos apedreamientos de autobuses, al objeto de garantizar íntegramente la seguridad de los viajeros y los conductores.

No obstante, los representantes del comité avisaban de que en el caso de que sus reivindicaciones no diesen fruto, reclamarían directamente una modificación de los recorridos de las líneas 31 y 32 de Tussam, para que los autobuses dejasen de circular por el entorno de las Tres Mil Viviendas. 

La propuesta de la ASC

ASC, de su lado, venía apostando por "desviar los recorridos" de Tussam "por las calles adyacentes" al núcleo de las Tres Mil Viviendas, evitando el "sitio concreto" donde había sido detectado el repunte de los apedreamientos, así como reforzar la presencia policial en la zona.

Finalmente, y en el marco de un encuentro promovido por la Oficina de la Comisionada del Polígono Sur con la dirección y los sindicatos de Tussam, así como con representantes de las fuerzas policiales, pesó la idea de no modificar las rutas de Tussam e implementar las medidas de seguridad para impedir nuevos ataques a los autobuses. En el marco de tales actuaciones, por cierto, fue identificado un menor sorprendido cuando trataba de lanzar un objeto a un autobús.

Pero el miércoles de la semana pasada, Tussam suspendía el servicio de las líneas 31 y 32 por las calles Luis Ortiz Muñoz, Padre José Sebastián Bandarán y Madre de Cristo, escenario de los denunciados apedreamientos a los vehículos, merced a una orden expresa de la Inspección de Trabajo a cuenta de las acciones emprendidas por los representantes de la plantilla.

La orden, no obstante, tenía carácter provisional hasta que se arbitrasen más medidas de seguridad, toda vez que este pasado martes, el Ayuntamiento anunciaba la restitución del servicio de Tussam en las citadas tres calles del Polígono Sur, al levantar la Inspección de Trabajo las restricciones. La decisión de la Inspección de Trabajo, según el Consistorio, derivaría del dispositivo de seguridad y vigilancia puesto en marcha por la Policía Local a cuenta de los apedreamientos, así como de las "peticiones de refuerzo" por parte de la Policía Nacional trasladadas a la Subdelegación del Gobierno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios