Un juez pide informes sobre los restos de Puerta Jerez por la querella del taxi contra el alcalde

  • Solicita informes concretos sobre si los hallazgos tenían el concepto de bienes del Patrimonio Histórico y si las obras del Metrocentro se desarrollaron conforme a la Ley.

Comentarios 8

La magistrada titular del Juzgado de Instrucción número 20 de Sevilla, Nieves Martínez, ha emitido una providencia en la que ordena la remisión de un oficio a la Delegación provincial de Cultura de la Junta de Andalucía en Sevilla solicitando información sobre los restos arqueológicos encontrados en Puerta de Jerez y avenida de la Constitución con motivo de las obras de habilitación del tranvía ligero Metrocentro.

En la providencia, la juez solicita informes concretos sobre si los hallazgos tenían el concepto de bienes del Patrimonio Histórico, si carecían de valor o si las obras se desarrollaron conforme a las previsiones establecidas en la Ley de Patrimonio Histórico y Español.

La resolución de la magistrada deviene de una querella interpuesta por el sector del taxi de Sevilla contra el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, ante lo que ellos entendieron como un delito de administración desleal al decidir asumir la instauración del tranvía como presidente del consejo de administración de la empresa municipal de transportes (Tussam).

La querella se basa en un supuesto delito societario derivado del hecho de que la decisión de asumir la construcción de las estructuras del tranvía no estaban dentro del objeto social de Tussam, lo que, según los taxistas, habría derivado en un "desvío" financiero y el consiguiente "quebranto". Por todo ello, y una vez dictada la providencia, la representación legal de los taxistas solicitará la imputación del alcalde.     

En el texto de la denuncia se incluyó además un supuesto delito contra el patrimonio histórico, razón por la cual la magistrada ha decidido solicitar de nuevo información sobre los restos arqueológicos, a pesar de que el pasado mes de octubre un juzgado ya decidió suspender de forma cautelar la sanción de 24.878 euros impuesta por la Consejería de Cultura a la Empresa Metropolitana de Abastecimiento y Saneamiento de Aguas de Sevilla (Emasesa), a consecuencia de la destrucción de cuatro antiguos hornos almohades durante la ejecución de las obras previas a la instalación del Metrocentro.

En diciembre de 2006, la por entonces empresa municipal había formulado alegaciones ante la Consejería de Cultura para intentar eludir la citada sanción, dictada por el delegado provincial del ramo, Bernardo Bueno ante la destrucción de cuatro hornos almohades hallados en el marco de las obras que, por encargo de la empresa pública, ejecutó Martín Casillas en la Puerta de Jerez con motivo del desvío y la renovación de los servicios afectados por el proyecto Metrocentro.

En sus alegaciones, Emasesa defendía que "la retirada de los restos se vio motivada por la falta de seguridad y riesgo de desprendimiento de los muros del yacimiento tras la caída de una fuerte granizada la tarde anterior". La mencionada sanción, impuesta después de que los hornos almohades fueran destruidos por los operarios de Martín Casillas el pasado 24 de abril de 2006, calificaba los hechos como una "falta leve" y desestimaba el "expolio" denunciado por el arqueólogo de la Consejería encargado de supervisar las labores de campo de este proyecto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios