Los jóvenes valoran a los empresarios pero aspiran al sector público

  • Un 43% de los alumnos de entre 15 y 18 años quieren ser funcionarios.

  • El 76% afirma que cursará un grado universitario.

  • Más del 63% confía en encontrar el primer empleo tras finalizar los estudios en menos de un año.

Comentarios 4

El sueño de cuatro de cada diez jóvenes estudiantes es tener un trabajo para toda la vida. La función pública sigue siendo la opción preferida de los alumnos de entre 15 y 18 años, aunque curiosamente, cuando se les pregunta sobre la forma de trabajo que más valoran, señalan al emprendimiento y la empresa. Los estudiantes son además muy optimistas a la hora de discernir cuándo encontrarán su primer trabajo y cuál será la retribución neta que percibirán: menos de uno año después de terminar los estudios y 1.500 euros al mes.

Expectativas de empleo de los jóvenes Expectativas de empleo de los jóvenes

Expectativas de empleo de los jóvenes / Dpto. Infografía

Éstas son algunas de las principales conclusiones del estudio Perspectivas de los alumnos de enseñanzas medias sobre empleabilidad futura y mercado de trabajo, que cada año realiza la Cámara de Comercio de Sevilla y su centro universitario EUSA, presentado ayer por Francisco Herrero, presidente de la Cámara de Comercio de Sevilla, Ramón Bullón, director de marketing de la Cámara y EUSA; y Javier Fernández, director general de EUSA. El informe, que alcanza ya su sexta edición, busca analizar en profundidad las perspectivas laborales de los estudiantes en las etapas previas a tomar la decisión sobre sus estudios superiores. Además de los parámetros examinados cada año, el informe de 2017 profundiza de manera especial en las perspectivas laborales de los estudiantes (salario, categoría laboral, o tiempo en encontrar trabajo); sus creencias, necesidades y carencias de información sobre el mercado laboral y las diferentes formas de empleo; su actitud y creencias ante el proceso de búsqueda de empleo; el papel de las familias en la toma de decisiones de los jóvenes; la implicación de los centros escolares en la transmisión de información y el fomento de la cultura emprendedora; o las creencias acerca del mundo empresarial y el emprendimiento.

Ser empresario es para los alumnos encuestados la forma de trabajo más valorada, con un 3,89 sobre 5; seguida del empleo en la función pública con 3,60 puntos. Sin embargo, sólo el 31,6% quiere ser empresario, frente al 42,9% de los encuestados que aspiran a ser funcionarios. El estudio ha preguntado este año a los jóvenes las razones de esta elección. Destaca, sobre todo, la indecisión por parte de los estudiantes para argumentar sus motivos. En el caso de las vocaciones de trabajo por cuenta ajena, el 74,6% no sabe o no aporta razones. Entre estos alumnos también se dan explicaciones relacionadas con una menor responsabilidad y riesgo, falta de capacidades personales, pero también una mayor proyección laboral.

En los estudiantes con vocación empresarial se observan argumentos relacionados con la independencia, el deseo de dirigir un negocio, la vocación o cumplir objetivos propios. Por su parte, entre los que presentan vocación de servidor público destaca la estabilidad laboral y económica, la seguridad, la vocación o la elección de trabajos relacionados con la función pública (sanidad, educación o Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado).

Más de las tres cuartas partes de los estudiantes de enseñanzas medias encuestados tienen la intención de estudiar un grado universitario (76%) y tan sólo el 13% se decanta por un ciclo formativo de grado superior. La sanidad, la educación, la tecnología y la defensa son, como sucede cada año, los campos profesionales preferidos. "Es un dato relevante, ya que, salvo la tecnología, están muy vinculados al sector público", explicó Bullón. Estos sectores son considerados por los estudiantes como los más importantes en el futuro. En el polo opuesto se encuentran la edificación y la construcción, el medio ambiente y la industria.

En cuanto al acceso al mercado laboral, el 63,3% de los encuestados creen que encontrarán empleo en el sector para el que se prepararán, un porcentaje que ha registrado un aumento considerable con respecto al año anterior. Los alumnos que optarán por la gestión empresarial, la banca y la economía, la defensa y la industria son los que se muestran más optimistas a la hora de pensar en su acceso al mercado laboral. "La percepción de una mejora en la economía influye en la subida de este porcentaje", apuntó Bullón.

Muy optimistas son los alumnos a la hora de valorar cuánto tiempo tardarán en acceder a su primer empleo tras finalizar los estudios. El 67,4% cree que encontrará trabajo en menos de un año. Los sevillanos (68,8%) son los que esperan hallarlo antes. Esa misma alegría se percibe a la hora de valorar el salario neto que los jóvenes esperan percibir en su primer empleo. El 49,4% de los jóvenes creen que percibirán un sueldo superior a 1.500 euros al mes. Un 15% estima que ganará entre 2.000 y 3.000 euros. Sin embargo, la media salarial para menores de 25 años registrada en la Encuesta Anual de Estructura Salarial 2014 del INE, sólo alcanza los 713,65 euros para Andalucía. "Se trata de tendencias muy alejadas de la realidad". A pesar de ello, la mayoría de los estudiantes estarían dispuestos a cobrar un importe inferior al salario mínimo interprofesional, que alcanzaba en 2017 un importe de 707,70 euros/mes (14 pagas).

Otro de los indicadores que arrojan datos interesantes acerca de las expectativas laborales de los estudiantes de enseñanzas medias es la categoría laboral que creen que desempeñarán en el futuro: el 50% aspira a acceder a puestos de gerencia, dirección ejecutiva o mandos intermedios y sólo un 33,1% cree que desempeñará su trabajo en categorías inferiores. Por su parte, un 16,9% cree que será autónomo.

En cuanto a la movilidad laboral, los jóvenes mantienen una actitud positiva. El 86,9% estaría dispuesto a trabajar en otro país.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios