Los jueces ordenaron el desalojo de 821 familias el año pasado

  • Cada día se practicaron en la provincia de Sevilla una media de más de dos diligencias de lanzamiento en el marco de procedimientos de desahucios. Se registraron casi 12.000 embargos.

Las estadísticas judiciales siguen mostrando los graves efectos de la crisis sobre los ciudadanos. El año pasado se practicaron en la provincia de Sevilla 821 lanzamientos judiciales, es decir, que esta cifra representa el número de familias que fueron expulsadas de su domicilio, debido principalmente al impago de la renta o de la hipoteca.

La cifra de lanzamientos ha ido creciendo en los últimos años y, en concreto, en 2012 el aumento fue del 22% en comparación con los datos registrados el año anterior, según refleja la memoria de actividades y funcionamiento del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) correspondiente al año pasado y que ha sido presentada esta semana en Granada por el presidente del Alto Tribunal, Lorenzo del Río.

Según las estadísticas de los ocho servicios comunes de Notificaciones y Embargos que hay en Sevilla -que están ubicados en Carmona, Lora del Río, Morón de la Frontera, Utrera, Alcalá de Guadaíra, Dos Hermanas, Sanlúcar la Mayor y la capital-, durante el año 2012 se registraron 821 diligencias de lanzamiento, lo que representa una media de más de dos desalojos de viviendas al día.

De las 821 diligencias de lanzamiento, casi la mitad (402) se practicaron con cumplimiento positivo, lo que implica que la expulsión se hizo efectiva en el momento en que se personó la comisión judicial en el inmueble, mientras que 411 resultaron incompletas o con cumplimiento negativo. También creció el número de lanzamientos pendientes de ejecutar, que a principios de 2012 era de sólo 46 y a fecha 31 de diciembre se situaba en 111.

La memoria anual del TSJA muestra la evolución de los lanzamientos en los últimos años y destaca como en el año 2009 se produjo un descenso de este tipo de diligencias, que se situaban por debajo de las 400. En los años siguientes los lanzamientos continuaron creciendo hasta duplicarse en tres años, y especialmente durante 2012, en el que se superó por primera vez la cifra de 800 diligencias anuales.

Antes de proceder al lanzamiento judicial, que es la última instancia, se establece un procedimiento judicial de desahucio, que también han experimentado un importante crecimiento en los últimos años coincidiendo con los peores ejercicios de la crisis económica. El año pasado, sólo en el partido judicial de Sevilla, se contabilizaron 1.393 desahucios, lo que representan un incremento del 6,49% con respecto a los 1.308 desahucios que se habían registrado en 2011, según las estadísticas judiciales del decanato de los juzgados.

En los últimos seis años se han registrado 7.934 desahucios en Sevilla, lo que muestra la magnitud de un problema social en el que se han implicado directamente los jueces, al reclamar un cambio de la ley hipotecaria que les permita dejar de ser "meros cobradores del frac". Desde el año 2007, en que se inició la crisis, el número de desahucios se ha mantenido en Sevilla por encima del millar y tan sólo se registró un leve descenso, apenas perceptible, entre los años 2010 y 2011, cuando se pasó de 1.440 a 1.308 desahucios.

La memoria del TSJA también recoge otro dato más esperanzador, por lo que se refiere a los embargos practicados el año pasado, que se situaron en 11.587, con una medida de casi 32 al día. A pesar de que los embargos habían venido creciendo en los últimos y se situaron por encima de los 12.000 en 2010 y 2011, el año pasado se inició un descenso de los mismos. De las 11.578 diligencias de embargo practicadas por los ocho servicios comunes de notificaciones que hay en la provincia, 5.183 se practicaron con cumplimiento positivo y 6.421 fueron incompletas o con cumplimiento negativo, según recoge el informe anual del Alto Tribunal andaluz.

Algunas fuentes apuntan a que esta reducción pueda deberse a que este cambio de tendencia, después de varios años de crecimiento, puede ser un síntoma que refleja una cierta mejoría. El número de embargos pendientes se mantiene en unos parámetros similares al año anterior, ya que a final del año pasado quedaban pendientes de practicar 383, mientras que a principios de año el número de diligencias pendientes era de 384.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios