Los jueces no se resignan a que haya ciudadanos "de segunda"

  • Los titulares de los órganos judiciales de la provincia exigen en una 'cumbre' más medios personales y materiales

Llevan años poniendo de manifiesto ante la Administración sus múltiples carencias y ayer volvieron a reunirse para denunciar que no se resignan a que haya "ciudadanos de segunda categoría" en materia de Justicia, ante la falta de medios que afecta a los juzgados de la provincia.

Los jueces de todos los partidos judiciales de la provincia asistieron a una cumbre para analizar la situación en los órganos de la provincia y elaborar un informe que ahora elevarán al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), a la sala de gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) y a la Consejería de Justicia y Administración Pública de la Junta.

Una de las principales exigencias de los jueces guarda relación con la planta judicial, que califican de "obsoleta", y el estado de las sedes judiciales. Todos los jueces coinciden en que es necesario cambiar de sede en el caso de los juzgado de Coria del Río, Osuna y Estepa, mientras que otras precisan de reformas urgentes, como ocurre en Utrera, Alcalá de Guadaíra y Marchena. Como regla general, hay fallos de seguridad, ausencia de escáneres, cámaras o servicios contraincendios y, en el caso de los juzgados de Cazalla de la Sierra, no existe ningún personal de vigilancia, ni de Guardia Civil ni de empresas de seguridad privada.

Los jueces también exigen mayor cualificación de los interinos designados para cubrir las vacantes -ahora proceden del Servicio Andaluz de Empleo y como ejemplos se ha enviado a un periodista o a un conductor de camión- y que éstas se cubran de manera "inmediata", en dos o tres días, y no como ocurre ahora que tardan una media de 45 días.

Para los representantes de los 15 partidos judiciales de Sevilla -a la reunión asistieron 26 de los 36 jueces de la provincia y pertenecientes a las cuatro asociaciones profesionales-, también resulta imprescindible incrementar las plantillas en, al menos, tres funcionarios por cada juzgado.

El sistema informático constituye otra de las carencias, con ordenadores muy antiguos y sin conexión con los cuerpos de Seguridad, lo que impide conocer el estado de las personas reclamadas.

Aunque los jueces que asistieron a la reunión en el edificio Viapol consideran que es necesario crear en cada partido judicial un nuevo juzgado, las prioridades más urgentes pasan por la creación del juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Lora del Río, el número 3 de Coria del Río y el 4 de Sanlúcar la Mayor, así como elevar a la categoría de magistrados las plazas de jueces de Utrera, Alcalá de Guadaíra y Sanlúcar la Mayor.

Con la idea de liberar de parte del trabajo que han tenido que asumir estos juzgados con la entrada en vigor de la ley integral contra la violencia de género, los jueces de la provincia proponen la creación de juzgados de Violencia sobre la Mujer de carácter comarcal, lo que reduciría los retrasos que se producen en la toma de declaración de los detenidos, que tienen que esperar a que el juez termine los juicios del día.

Los jueces concluyen que en la actualidad la Justicia trata a los residentes de los pueblos como "ciudadanos de segunda categoría", porque la falta de medios no permite ofrecer las mismas posibilidades que en la capital, sostiene Francisco Javier Carretero, decano de los juzgados de Sanlúcar la Mayor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios