El juez da la razón a un médico expedientado por el caso Puerta

  • Los tres facultativos, que fueron suspendidos por el SAS de empleo y sueldo por las polémicas declaraciones emitidas en Telecinco, recuperan sus puestos

Comentarios 8

El juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 8 de Sevilla da la razón a Javier Gutiérrez Caracuel, uno de los médicos expedientados por las polémicas declaraciones emitidas -con cámara oculta- por la Noria (Telecinco) sobre la asistencia sanitaria urgente que recibió el futbolista Antonio Puerta, que perdió la vida el pasado 28 de agosto.

El auto dictado el 14 de enero levanta las medidas cautelares -suspensión de empleo y sueldo- y con ello corrobora la decisión de oficio que adoptó la dirección-gerencia del Hospital Virgen del Rocío cuando recolocó al facultativo el 26 de diciembre de 2007 en el servicio de Urgencias. La decisión judicial se basa en los derechos fundamentales de la libertad de expresión y el derecho a la tutela judicial efectiva. "Al tratarse de medidas cautelares que se adoptaron por faltas graves, los médicos deberían haber contado con la posibilidad de alegar. El SAS no abrió ese periodo de alegaciones y los médicos no tuvieron oportunidad de defenderse", explican fuentes cercanas al caso.

Se trata de la segunda decisión judicial que da la razón a los médicos afectados por las medidas de suspensión de empleo y sueldo que adoptó el Servicio Andaluz de Salud (SAS) tras la emisión del polémico programa de televisión el pasado mes de octubre.

En noviembre del pasado año, el juzgado número 7 también resolvió levantar las medidas cautelares a otro de los galenos suspendidos de empleo y sueldo. Los cuatro médicos expedientados por el caso Puerta se encuentran de nuevo en sus puestos de trabajo en el Virgen del Rocío, después de que ayer se reincorporara la última facultativa que permanecía sin empleo ni sueldo desde octubre del año pasado.

Tras la emisión del polémico programa La Noria, con cobertura nacional, el SAS abrió expedientes disciplinarios a los cuatro médicos que realizaron declaraciones sobre la atención sanitaria urgente que recibió Antonio Puerta. Además del expediente, el SAS optó por suspender de empleo y sueldo a los facultativos, una medida que no afectó a uno de los cuatro médicos por su labor como enlace sindical. Ahora todos los galenos se encuentran de nuevo en sus puestos de trabajo.

La investigación de los cuatro expedientes disciplinarios continúa y fuentes cercanas al caso esperan que se resuelva en los próximos meses. Los expedientados se enfrentan a la posibilidad de sanciones por faltas graves o muy graves que van desde la pérdida de plaza en el SAS, el traslado a un centro sanitario de otra localidad o una posible suspensión de empleo que gira entre dos y seis años.

Tras la emisión de La Noria, los médicos aseguraron que las grabaciones en las que aparecían realizando las polémicas declaraciones se captaron con cámara oculta, sin su consentimiento.

La Asociación de Médicos de Urgencias de Andalucía (Amura) explicó entonces que las expresiones emitidas para todo el país ("el paciente llegó al hospital como un marmolillo") son frecuentes en el argot médico. Amura añadió que "si los facultativos hubieran sabido que un cámara les estaba grabando no habrían lanzado esas afirmaciones".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios