A juicio por ir a denunciar un robo y acabar agrediendo a los agentes que la atendieron

  • La Fiscalía explica que la mujer exigió a los policías que la llevaran a casa al haber perdido las llaves del candado de su bicicleta en el bolso que le sustrajeron. Los agentes pidieron que se calmara y fue entonces comenzó a insultarlos.

Comentarios 0

El Juzgado de lo Penal número 5 de Sevilla ha fijado para el próximo día 10 de julio el juicio contra una joven que acudió a denunciar el robo de su bolso a la comisaría ubicada en la Alameda de Hércules de la capital hispalense y que, finalmente, acabó detenida tras supuestamente insultar y agredir a los agentes que la atendieron.

Fuentes del caso han informado de que la Fiscalía solicita para M.R.L. dos años de cárcel por un delito de atentado y el pago de una multa de 600 euros por una falta de lesiones, así como que indemnice a uno de los policías nacionales en la cantidad de 120 euros por las lesiones sufridas.

El fiscal relata que los hechos tuvieron lugar sobre las 02:00 del 22 de junio de 2011, cuando la acusada se personó en las dependencias de la Policía Nacional de la Alameda de Hércules para formular una denuncia por la sustracción de su bolso.

Según la Fiscalía, la imputada se dirigió a un agente que en ese momento se incorporaba junto a otro policía para hacerse cargo del servicio de seguridad, "exigiendo que la llevara a su casa" porque las llaves de la bicicleta las tenía en el bolso sustraído.

Como quiera que el agente observó que la acusada estaba "muy nerviosa", le dijo que primero pusiera la denuncia y que luego ya resolverían el problema, momento en que la procesada "agarró" a uno de los policías por los genitales y le dijo "no hacéis nada y vuestra obligación es llevarme a casa". 

Los dos agentes estuvieron imputados

Seguidamente, y según indica la Fiscalía, la joven se dirigió al otro policía diciéndole "tú tío, dame el número de placa", a la vez que agarró su placa, iniciándose un forcejeo entre ambos en el curso del cual la acusada le arañó y dio codazos, lanzando la placa a la calle, por lo que los agentes tuvieron que reducirla.

El Ministerio Fiscal agrega en su escrito de acusación, que, durante todo el tiempo que la acusada estuvo custodiada, se dirigió al policía llamdándole "puto maricón de mierda", entre otras expresiones. Uno de los agentes sufrió lesiones consistentes en erosiones en antebrazos.

Hay que recordar que la juez de Instrucción número 20 llegó a procesar a los dos agentes por un presunto delito contra la integridad moral y una falta de lesiones, aunque finalmente la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Sevilla anuló sus respectivas imputaciones.

más noticias de SEVILLA Ir a la sección Sevilla »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios