La lección de Los Pajaritos

  • La empresa que debe reconstruir el barrio más pobre de España lleva un año sin iniciar la obra porque en los pliegos del contrato no se incluyó anular el contrato si no comienzan los trabajos.

Comentarios 3

La construcción de nuevos edificios más dignos que acaben con las infraviviendas públicas del barrio más pobre de España está bloqueada y sin solución por  un hecho insólito. En los solares que quedaron libres tras demoler los viejos bloques, la constructora adjudicataria de estos trabajos (Vías y Construcciones) no ha puesto un solo ladrillo en el año que ha pasado desde la adjudicación de  la obra el 1 de junio de 2015 por 3,2 millones de euros. Únicamente se ha limitado a vallar los solares vacíos en dos ocasiones (a finales del año pasado y hace pocas semanas) y a volver a quitar las vallas, confirman los vecinos, hartos de tanto abandono de su barrio. 

Y lo increíble de que no se inicie esta obra, con un plazo de ejecución de 18 meses, es que la ciudad no puede rescindir el contrato con la empresa por este hecho porque no se incluyó requisito alguno sobre este punto en el pliego de condiciones que el Ayuntamiento de Sevilla de Juan Ignacio Zoido firmó con la empresa en diciembre de 2014. Ahí está la clave de este desaguisado que solivianta a los sufridos vecinos de este enclave con graves carencias sociales, económicas y de equipamientos, donde la renta media por familia se sitúa en los 12.600 euros anuales, según datos oficiales hechos públicos este año por el servicio nacional de estadística.

Otro gran fallo del contrato es que se adjudicó por casi un 38% menos del presupuesto de licitación, y ahora la empresa dice que la obra vale más y exige que se acepten modificados de proyecto con más dinero.  

La plataforma de los vecinos de Tres Barrios-Amate, como se conoce este enclave, lamentó ayer lo que está sucediendo con esta obra de los bloques. "Es una gota más que añadir a las graves carencias que sufre la zona. Se han hecho mal las cosas, desde incumplir la promesa de que trabajarían en la obra desempleados del barrio hasta adjudicar la obra a la baja cuando la propia constructora reconoce que presupuestó menos de lo que vale. Todo se hace mal, de mala manera y parcheando, se va el tiempo y perdemos otro año cuando la obra tendría que estar ya terminada", se queja Fernando Armas, portavoz de esta activa agrupación vecinal. 

La Corporación del socialista Juan Espadas ha tomado buena nota de la gran lección de este contrato de obras de Los Pajaritos y ha corregido este fallo garrafal incluyendo cláusulas de este tipo si se retrasa el inicio de los trabajos en los pliegos de condiciones de las obras que está tramitando. Pero la verdad es que tiene complicado desbloquear la reconstrucción de Los Pajaritos.

Tras la demolición de los primeros bloques en la etapa de Zoido, la adjudicación de la obra de los bloques se hizo en el mandato de Espadas sobre la base del pliego de condiciones aprobado en la etapa del PP. Ante el retraso de la constructora en iniciar las obras, el Ayuntamiento inició los trámites para rescindir el contrato por incumplimiento pero el secretario municipal dejó bien claro que el no inicio de las obras no era causa de resolución porque los pliegos no dicen nada sobre esta obligación.  

Para salir de esta parálisis, el equipo de Espadas ha optado por usar la mano dura con la empresa y penalizar a la constructora con lo que por contrato esté incumpliendo. Por este motivo, el consejo de gobierno de la Gerencia de Urbanismo aprueba hoy sancionar a Vías y Construcciones con 60.000 euros por incumplimientos de obra entre septiembre y diciembre de 2015, y desestimar definitivamente el modificado de proyecto que pide la empresa, que no quiso aportar su versión ayer.

Las claves

El plan para el barrio. El denominado Plan de Rehabilitación de Los Pajaritos incluye el derribo y reconstrucción de las 524 viviendas de propiedad municipal de la zona, cuya superficie se duplicará en metros cuadrados (ahora no pasan de los 35 metros) y también se duplican las zonas verdes.  

Derribo en 2014. Los primeros bloques fueron derribados en 2014, en el mandato de Zoido, y las familias fueron trasladadas a varias promociones del Ayuntamiento, entre ellas al edificio puente de la carretera de Málaga y a Nuevo Amate, entre otras zonas.  

Las nuevas obras. Zoido adjudicó a Vías y Construcciones las obras de los nuevos edificios en junio de 2015 por 3,2 millones de euros, justo antes de finalizar su mandato, conforme a los pliegos aprobados en diciembre de 2014. El socialista Juan Espadas firmó el contrato de obras con la empresa en julio de 2015. El compromiso era terminar los edificios en el plazo de 18 meses, es decir, en enero de 2017. Ni un solo bloque se ha hecho ni se ha colocado un ladrillo.

La promesa incumplida. El nuevo Ayuntamiento socialista desveló que no había ninguna cláusula en el contrato obligando a la empresa a contratar a parados del barrio en la obra de los bloques, como había prometido Zoido a los vecinos. Y que la empresa quería modificar el contrato al alza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios