Las licencias de obra en viviendas y comercios caen un 25% en tres años

  • Urbanismo recibe hasta mil solicitudes menos de permisos para reformas de 2007 a 2009 como consecuencia de la crisis económica · La caída coincide también con la de los expedientes disciplinarios

La crisis también se ceba con las obras menores, las que promueven los particulares en sus viviendas o locales comerciales. La Gerencia ha recibido mil peticiones menos de licencia de 2007 a 2009. La caída se atribuye sin ningun a duda al delicado contexto económico y financiero que influye negativamente en todas las actividades. Urbanismo concedió 3.713 permisos de obra a lo largo de 2007. Al siguiente año, en 2008, ya se experimentó una ligera caída de casi el 7,5%, pues se concedieron 3.436 licencia. Y en 2009, con la crisis económica en todo su apogeo, el descenso fue mayor, con sólo 2.787 licencias otorgadas, lo que ha supuesto una caída del 18,89% con respecto a 2008 y del 25% en comparación con el año 2007.

Urbanismo considera como obras menores aquellas intervenciones de escasa entidad técnica e impacto urbanístico, que no afectan al patrimonio protegido, ni a la estructura, disposición interior o aspecto exterior de la edificación. Enter estas tareas figuran las de picado, enfoscado o pintura de fachadas, la sustitución de carpintería y cerrajería sin modificar la dimensión de los huecos, la impermeabilización de azoteas, la sustitución o colocación de solerias, ñps alicatados, guarnecidos y otras labores similares, y la sustitución o mejora general de las instalaciones.

La Gerencia tiene en la concesión de los permisos para estas obras una fuente de ingresos económicos, pues cobra unas tasas a los promotores en función del presupuesto de los trabajos. Las obras cuyo presupuesto sea inferior a 12.000, requieren del pago de 37,25 euros. Las obras con presupuesto entre 12.000 y 24.000 euros, se exige el pago de 46,55. Y las de un presupuesto superior a 24.000 euros requieren el pago de una tasa equivalente al 1,60% del presupuesto de ejecución material. Al pago de estas tasas hay que sumar el gasto por la solicitud de uso de cubas en la vía pública, la denominada técnicamente como instalación de elementos contenedores de residuos sólidos y sus elementos protectores. Urbanismo cobra una tasa de 55 euros por cada cuba.

Este balance negativo en el número de solicitudes de obras menores coincide con el correspondiente al Servicio Disciplinario del primer semestre de 2009. Está contrastado que la crisis también influye decisivamente en la actividad de este servicio que vela por el cumplimiento de la normativa urbanística. Los técnicos han contabilizado de enero a junio de 2009 entre un 15% y un 20% menos de infracciones, independientemente de que resulten o no legalizables.Urbanismo sólo dicta en la actualidad una media de entre seis y siete órdenes de paralización a la semana. En el primer semestre de 2009 se han emitido un total de 153 órdenes de paralización de obras por motivos diversos. La tendencia a la baja en las infracciones ya iniciada en 2008 continúa en la primera mitad del año pasado. La caída de la actividad económica redunda en un menor número de proyectos urbanísticos y, por lo tanto, en un menor número de infracciones. Al ser los proyectos de menor envergadura, las infracciones consecuentemente también lo son. El descenso es tanto cuantitativo como cualitativo. En esta última característica radica a juicio de los técnicos la novedad más llamativa de esta nueva coyuntura.

-20%

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios