plaza nueva

"Si te llamaban a las seis de la mañana, ése era Alejandro"

  • José Antonio Hurtado Sánchez. Licenciado en Teología y en Antropología, entre Dios y el Hombre, fue de número dos de Alejandro en las municipales del 87, 91 y 95. La primera, en la oposición; las otras dos, en el Gobierno y portavoz municipal

José Antonio Hurtado Sánchez. José Antonio Hurtado Sánchez.

José Antonio Hurtado Sánchez. / belén vargas

Comentarios 5

Iba para cura pero se quedó en teólogo. José Hurtado (Utrera, 1953), fue concejal con tres alcaldes y segundo de uno solo, Alejandro Rojas-Marcos.

-¿Pasó por el Seminario?

-Coincidí con Pepe Chamizo, Manuel Ángel Vázquez Medel y Agustín Madrid. Un consejero, un rector, un presidente del Consejo Audiovisual y un Defensor del Pueblo, el único que llegó a cura.

-¿Cómo vehicula su vocación?

-Me fui a Deusto a un proyecto de vida en común, gente de toda España en un piso. Estábamos en un movimiento pero nos echaron a los andaluces por izquierdosos.

-¿Un católico académico?

-La tesis doctoral no la terminé. Soy sobresaliente cum laude en Antropología, tengo el ego intelectual cubierto y no necesito más titulaciones. Investigué el papel de la Iglesia de base en la democracia y en la autonomía.

-¿Cristianos por el Andalucismo?

-Estábamos en Cristianos por el Socialismo, en debates en la revista Tierras del Sur, diálogos de marxismo y cristianismo.

"Cuando me enteré de que habían matado a Alberto, lo primero que hice fue ir a ver a mis tres hijos dormidos"

-Un libro de Aranguren sobre moral y marxismo fue el segundo más vendido hace 50 años.

-Aranguren fue el culpable pasivo de que se suspendieran las terceras Jornadas de Pensamiento. Las otras dos se celebraron en el Salvador, donde era párroco Infantes Florido. A Aranguren lo echaron de la cátedra con Tierno y García Calvo y el cardenal Bueno Monreal suspendió las Jornadas.

-¿Cuál de los tres alcaldes 'comulgaba' más con este tema?

-Alejandro, que estuvo en la organización de esas Jornadas. Soledad Becerril no tiene historia en ese sentido y hay gente que coincidió con Manuel del Valle en el Seminario, pero nunca dice nada. Fue un movimiento interesantísimo, con intelectuales y obreros. Se adelantó a la Teología de la Liberación y al Concilio Vaticano II.

-En tres campañas fue de número dos de Rojas-Marcos...

-Confió en mí como antes había confiado en Uruñuela. Trabajar con él era facilísimo. Sabía crear equipo. Si a las seis de la mañana sonaba el teléfono en tu casa sabías que era él. Alejandro era todo o nada. No le podías caer bien o mal en pequeña proporción. Un gran alcalde y parlamentario.

-Empezó en política autonómica...

-Con 27 años, director general de Medio Ambiente cuando nadie hablaba de Medio Ambiente.

-¿Blas Infante, hombre de fe?

-De espiritualidad. Su biógrafo, Enrique Iniesta, era escolapio.

-¿Cómo vivió la Expo?

-Hice un máster de Economía y Dirección de Empresa en Deusto y otro de Gestión Cultural en Barcelona. No podías ir sólo con las intuiciones políticas porque las empresas se jugaban miles de millones de pesetas. Eso me ayudó también a entender los números de la Expo. No fue ningún regalo para Sevilla, fue una parte de la deuda histórica que la Administración central tenía con Sevilla y Andalucí. Los sevillanos se volcaron con la Expo y yo envidié a los concejales de la oposición que la visitaban todos los días. Nosotros no podíamos pensar sólo en la Cartuja. El PSOE se había olvidado de los barrios y perdió las elecciones.

-¿También fue parlamentario?

-En el debate de los presupuestos tuve que improvisar la intervención porque no compareció Pacheco para exponer la enmienda a la totalidad. Después me llamó y le colgué el teléfono.

-En 2007 el PA no saca ningún concejal en Sevilla y usted sale concejal con mayoría absoluta en Utrera...

-Tenía una deuda moral con mi pueblo, yo soy muy utrerano.

"La Expo no era ningún regalo para Sevilla, fue una parte de la deuda histórica que tenían con Andalucía"

-¿Una vivencia municipal?

-Cuando fui rey Baltasar en la Cabalgata de 1998. Lo asocio con dos momentos. Ese mismo día saludé a Manuel Castillo, un miembro de las HOAC y del Partido Comunista que había ido al congreso de Budapest donde eligieron a Pasionaria y Carrillo. El otro lo viví en Radio Sevilla. Llamó una niña de Torreblanca diciendo que no creía en los Reyes Magos porque en su casa no tenían de nada. Mi chófer era de Torreblanca y le llevó los juguetes del rey Baltasar.

-Empezó enero del 98 rey mago y lo acabó con la noticia del asesinato de Alberto y Ascen...

-Lo primero que hice cuando me enteré fue ir a ver a mis tres niños, que tenían la edad de los de Alberto, y darles un beso como si se los diera a esos tres hijos que esa noche habían perdido a sus padres.

-¿A qué se dedican los niños que dormían esa noche?

-Iván trabaja en Manchester, no fue al fútbol porque es bético. A Alberto lo fichó Cuétara. Está un mes en Sevilla y otro en Shanghái viajando por el Sudeste asiático. Y Ana está en cuarto de Primaria.

-¿Perdió la fe en la política?

-Perdí la fe en pegarse al cargo. Habría que limitar los mandatos a ocho años. Si no te baja el partido, te baja el pueblo. Fui a La Rábida a preparar mi tesina y el portero del monasterio había sido rector en una Universidad de Brasil.

Imagen de archivo. Imagen de archivo.

Imagen de archivo.

Aquellos tiempos

Magia.De consejero de Turismo y Deporte, Hurtado, rey Baltasar en 1998, coincidió con José Joaquín Gallardo (Gaspar). Con ellos, el ex presidente del Ateneo Enrique Barrero y Bueno Lidón.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios