La lluvia caída este año duplica los valores habituales del último siglo

  • En los últimos dos meses y medio se han registrado precipitaciones uno de cada dos días · La sucesión de borrascas, que continuará la próxima semana, es la causante de la actual situación meteorológica

Comentarios 15

Desde que comenzó el año hidrológico, en septiembre pasado, la cantidad de lluvia caída en Sevilla supera los 600 litros por metro cuadrado, prácticamente el doble de agua que se suele recoger en este periodo según los valores medios del último siglo, que giran en torno a los 350 litros por metro cuadrado. Aunque aún no se ha superado el récord que se alcanzó el 2 de noviembre de 2007, cuando se registró el máximo de agua recogida en un día (109,3 litros por metro cuadrado), la sucesión de jornadas lluviosas "está fuera de lo normal", según explicó ayer Fernando López, meteorólogo de la delegación en Sevilla de la Agencia Estatal (Aemet). En los últimos cinco meses, el día con más lluvia caída fue el pasado 21 de diciembre, con 81,2 litros por metro cuadrado.

El agua recogida en la provincia el mes pasado, según Aemet, es el doble de lo que habitualmente se registra cada inicio de año. Este enero ha sido un mes muy húmedo, en general, en el ámbito estatal, con un valor medio de precipitación acumulada en el conjunto de España de 95 litros por metro cuadrado, lo que representa un 43% más del valor normal del periodo de referencia (1971-2000). Por ello, este mes se sitúa como el segundo enero más húmedo desde que comenzó el siglo.

Y especialmente húmedo ha resultado en Andalucía. En Sevilla el número de días de precipitación en forma de nieve superó el anterior valor máximo para enero: hasta el pasado mes no se ha observado nieve desde el inicio de las observaciones en 1951. El valor climatológico normal en Sevilla para enero, en cuanto a las lluvias, es de 65 litros por metro cuadrado, pero este año esta cifra ha alcanzado los 130 litros por metro cuadrado.

La causa de esta gran cantidad de agua caída, poco habitual en estas latitudes, se debe a "un rosario de borrascas que, de manera excepcional han entrado por el sur de la Península, concretamente por el Golfo de Cádiz", explicó ayer el meteorólogo José Antonio Maldonado. Se trata de un fenómeno que no ocurría con tanta persistencia "desde hace muchos años y que está dejando grandes cantidades de agua en Andalucía, Extremadura, el oeste de Castilla-La Mancha y Madrid". Esta sucesión de borrascas suelen producirse todos los años pero lo habitual es que entren en la Península por el norte, por Galicia. Se desconoce qué motiva este comportamiento caprichoso de la atmósfera, que continuará durante la próxima semana, con la llegada de una nueva borrasca. "Además, como los vientos soplan al sentido contrario contrario de las agujas del reloj en esta zona, el desplazamiento de la borrasca sobre Andalucía provoca además la llegada de aire frío, de modo que la lluvia se alterna con descenso de las temperaturas", añadió Maldonado.

Tras entrar por el Golfo de Cádiz la borrasca procedente del Atlántico se desplaza hacia el Mediterráneo y propicia que el aire frío llegue a Sevilla. Cuando la borrasca actual desaparezca de Sevilla, la próxima semana llegará otra. Esta cadena de borrascas es lo que ha motivado tanta lluvia durante los últimos meses.

Y seguirá lloviendo sobre mojado, ya que los próximos días se esperan más precipitaciones. Aunque hoy viernes las previsiones de Aemet apuntan a un descenso de las lluvias, con un 35% de probabilidad, durante el fin de semana la posibilidad de precipitaciones ronda el 100%. El refranero popular cobra validez con estos registros meteorológicos de los últimos meses ya que "ni los más viejos del lugar recuerdan tanta lluvia en Sevilla", concluye el experto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios