Un lugar en el mundo para los sordos

  • FilólogaCoordinadora de los cursos de lengua de signos en la Universidad de Sevilla, organiza las I Jornadas sobre Personas Sordas y Universidad en la Facultad de Filología

Comentarios 13

Lo que empezó como una fascinación de filóloga por una lengua, la de signos, sobre la que realizó su tesis doctoral, se ha convertido para Cristina en una lucha por la integración de los sordos en la sociedad, y más concretamente en el ámbito universitario, que es donde trabaja. Se enganchó a este mundo gracias a José Gabriel Storch de Gracia y Asensio, profesor de la Complutense de Madrid, dice Cristina, con el que estableció un acuerdo de colaboración con la Universidad de Sevilla que se ha ampliado a 28 centros. Desde el año 2003 coordina los cursos de lengua de señas de la Hispalense, por los que han pasado unas 500 personas, desde sordos que no conocen la lengua de signos, familiares, funcionarios del área de discapacidad de la Consejería de Igualdad, estudiantes universitarios, etcétera. También organiza las I Jornadas Universitarias Personas sordas y universidad, en la Facultad de Filología (sede de los cursos), donde se analizará la situación de esa comunidad de la que sólo un 1 por ciento llega a las aulas universitarias, y menos aún completan sus estudios. Un problema que se origina antes, opina Cristina, desde los tabúes que impiden que a los niños se les enseñe la lengua de signos de bebé, la falta de medios en su educación o los tópicos sobre sordos que la "falta de cultura" crea sobre ellos, "como que son impacientes, mientras que llevan años sin enterarse de nada y casi no protestan".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios