Hay más lugares inhabitables sin agua y sin sombra

  • El gobierno de Espadas se propone seriamente revertir el modelo de plaza dura en otro más sensato

En una ciudad azotada por las altas temperaturas prácticamente durante seis meses al año no se concibe que se hayan urbanizado los espacios públicos como si estuviéramos en el Polo. Venga explanadas de puro cemento o granito sin un buen árbol donde cobijarse ni sombras ni una pizca de agua. ¡Ay, si los romanos y los árabes volvieran a Sevilla!

Lo que ha sucedido aquí en décadas pasadas (antes y después de la Expo 92) y en gobiernos municipales más recientes (ejemplos como la Avenida, la calle Virgen de Luján, las setas...) es para someterlo a un sesudo estudio. Bastaba con repetir el modelo de las casas-patio de nuestros mayores donde la sombra, el agua y la vegetación permitían soportar sin angustia de los rigores del verano. Bastaba con diseñar una ciudad sostenible con espacios adaptados a los 40 grados que nos toca sufrir y con adaptar el urbanismo a las características de esta ciudad, en lugar de importar modelos ajenos. La Alameda de Hércules, por ejemplo, se hizo con esos elementos de agua, vegetación y sombra. Y prueba de que ha funcionado es la cantidad de público que atrae. La obra fue encargada por Izquierda Unida en el mandato de Monteseirín.

El Ayuntamiento de Juan Espadas es el primero que se propone en serio revertir el modelo de plaza dura en otro más sensato donde abunde el agua, la vegetación y la sombra. Ha comenzado por la plaza de Juan Antonio Cavestany del entorno de Santa Justa y quiere continuar con la durísima explanada frontal de la estación de tren cuando se constituya el nuevo Gobierno central, ya que los suelos y la financiación dependen de Adif (Ministerio de Fomento).

Pero hay demasiadas zonas que necesitan una reforma similar para ser verdaderos espacios públicos. Este periódico hizo un repaso a algunos de esos lugares el pasado 17 de agosto. En la lista figuran páramos como las explanadas del Paseo Juan Carlos I esquina con la calle Radio Sevilla (junto al río) y de la antigua estación de Cádiz, la calle Virgen de Luján, la Avenida de la Constitución, la Plaza Rafael Salgado de Bami, el solar del Prado de San Sebastián, la plaza de la Encarnación. Son modelos que nunca más deben repetirse por el bien de la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios