Una madre suplanta a su hijo para evitar otro caso de acoso en la red

  • El menor le contó que un individuo le estaba amenazando para que realizara actos sexuales

Comentarios 7

La comunicación entre los menores y los padres es la principal herramienta para prevenir y combatir situaciones de acoso a través de internet. La Policía reitera  constantemente esta máxima, que en el caso de un chico gaditano y su madre ha venido a darle la razón punto por punto. 

Fue la madre de este menor la que presentó una denuncia en la Comisaría Provincial a través de la cual puso en conocimiento que un hombre había contactado con su hijo por internet a través de un juego on line y le hacía propuestas obscenas, llegando a amenazar al chico de muerte ante la negativa de este a plegarse a sus deseos.

Los hechos comenzaron cuando el menor se dio de alta en un juego on line y una persona desconocida contacto con él, identificándose  como Madara Uchihack. Al principio la relación fue muy cordial y durante varios días coincidió con el mismo en dicho juego, manteniendo conversaciones de manera habitual. El autor de los hechos fue ganándose la confianza del menor, ofreciéndole como regalo la conexión de una pagina web de donde se podía descargar juegos de PC on line así como una cuenta en un programa de videoconferencias, si bien el menor nunca llegó a utilizarlas. A partir de entonces las conversaciones fueron cambiando  a un plano más personal e íntimo, interrogándole sobre prácticas sexuales e instándole a realizar alguna de ellas. 

A raíz de este cambio en las conversaciones y verse amenazado, el menor no dudó en  comentárselo a su madre, la cual, desde ese momento impidió que su hijo se conectara, siendo ella misma quien hablaba con Madara Uchihack. 

La madre  se hizo pasar por su hijo con el fin de averiguar más datos sobre esta persona, ya que desconocía si se trataba de un menor o efectivamente era un adulto, datos que descubrió en las conversaciones al manifestar el imputado que era un hombre de unos treinta años y que regentaba una tienda de informática. 

Tras conocer la denuncia y ante la gravedad de los hechos el Grupo de Investigaciones Tecnológicas  comenzó la investigación con el fin de identificar a esta persona. En el curso de la misma se le vinculó a otras cuentas de diferentes redes sociales que usaba  con idéntico fin y diferentes identidades, culminando con la  identificación del mismo como  I.G.P. de 28 años de edad y residente en un pueblo de Sevilla, determinándose que  los hechos investigados se realizaron haciendo uso de conexiones de Internet de la empresa de informática donde trabajaba, así como la conexión Wifi de la casa de su vecino a la cual se habría conectado desencriptando la contraseña.  

Los  agentes del Cuerpo Nacional de Policía localizaron a I.G.P. en el Hospital Psiquiátrico del Centro Penitenciario de Sevilla donde había ingresado tras ser detenido por una reclamación judicial por el Juzgado de Instrucción Nº1 de Lleida, por abuso sexual, constándole varios antecedentes policiales, una de ellas como autor de un delito continuado de corrupción de cerca de  50 menores a través de internet y que tuvo gran repercusión en los medios de comunicación. En todas sus acciones utilizaba el mismo modus operandi que el realizado con este menor de Cádiz al que la confianza con su madre le salvó de un peligro manifiesto por parte de este perturbado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios