Una mujer que mató a su marido alega que sufrió abusos sexuales

  • La Fiscalía y la acusación particular consideran que planificó el crimen

Una mujer que mató a su marido, al que asfixió con una almohada en la madrugada del 3 de julio de 2006, alegó ayer ante el tribunal que fue víctima de abusos sexuales y de vejaciones por parte de su pareja, aunque negó que pretendiera acabar con su vida.

La acusada, que se enfrenta a una petición del fiscal de 15 años de prisión, sostuvo que la convivencia con la víctima, V. J. A. R., se interrumpió durante varios meses y que, al reanudarla, el acusado "no era el mismo de antes" porque había cambiado en muchos aspectos y la sometía a "insultos y vejaciones", llamándola "vieja" además de haberse vuelto "más agresivo".

La noche del suceso, y tras regresar a la vivienda que la pareja compartía en la calle San Luis, el marido le pidió a la acusada, nacida en Macedonia, que entonces pertenecía Yugoslavia, que se vistiera con una ropa interior de color rojo, según declaró entre sollozos ante el tribunal del jurado que comenzó ayer a juzgarla en la Audiencia de Sevilla. La imputada añadió que el hombre la ató en la cama con las sábanas y le obligó a "practicar cosas que sabía que no le gustaban", todo ello con el argumento de que era su esposa y tenía que obedecerle porque "era suya".

Una vez que se soltó las muñecas, la acusada reconoció que le colocó la almohada en la cabeza, pero insistió en que su intención nunca fue la de matarlo.

La versión que sostuvo la acusada en el juicio contrasta con la acusación de la Fiscalía, que considera que hay testigos que corroboran como la acusada "buscó la ocasión" para quedarse a solas con su marido ese fin de semana, en el que llegó a cambiar el régimen de visitas de los dos hijos que había tenido con un anterior marido. El fiscal también explicó en su alegato previo que la acusada fue a buscar a la víctima al trabajo y que le dijo a un compañero que iba a darle "una sorpresa". Con respecto al crimen, la Fiscalía entiende que la imputada le colocó la almohada con tal fuerza que le dejó las marcas en la cara y relató como algunos vecinos oyeron los gritos de auxilio del marido.

El abogado de la acusación particular, que ejerce el letrado Andrés Ricardo Guimoye en representación del padre de la víctima, llegó a hablar incluso de "planificación macabra" del crimen y destacó que la acusada ha dado hasta cuatro versiones distintas de cómo sucedieron los hechos.

El abogado defensor, José Luis Prevedoni, indicó que la acusada es la "verdadera víctima" de la situación y dijo que sufre problemas psiquiátricos que la han llevado a dos intentos de suicidio. El letrado añadió que sufrió una "brutal agresión sexual" y "reaccionó de forma extrema", aunque sin intención de matar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios