Las matriculaciones de vehículos nuevos descienden un 3% en Sevilla

  • Las empresas del sector intentan compensar el descenso en las ventas con la comercialización de otros servicios asociados, como los seguros y los recambios

El año 2007 está siendo un mal ejercicio para los concesionarios sevillanos. La subida de las hipotecas y el encarecimiento de los productos básicos están haciendo mella en el sector del automóvil, que se ha visto forzado a buscar fórmulas que estimulen la compra de turismos a costa de perder margen de beneficios.

Según el último balance de la patronal nacional Faconauto, en los once primeros meses del año se han matriculado 47.951 turismos en Sevilla, un 2,9 por ciento menos que en el mismo periodo de 2006. En el mes de noviembre, en concreto, el descenso ha sido más acusado, hasta del 8,3 por ciento, lo que ha llevado a los concesionarios a "echar el resto" para intentar frenar la caída en las ventas. Así lo ha señalado a este diario el secretario general de la patronal, Blas Vives, quien destaca otro factor en contra del sector: la subida de los carburantes. "Hace cinco años, nadie pensaba que el litro de la gasolina podía llegar a costar 267 de las antiguas pesetas", apunta.

Para el mes de diciembre, las previsiones de la patronal no mejoran el dato de Sevilla, dado que Faconauto prevé un descenso en las ventas de coches nuevos del 3,5 por ciento para el conjunto del ejercicio, frente al 2,5 por ciento estimado para el total nacional. Y ello a pesar de que, según Vives, "los concesionarios están lanzando numerosas ofertas y están regalando, en las marcas de volumen, el impuesto de matriculación, tasa que no desaparecerá hasta el próximo año y para determinados vehículos". De ahí que no titubee a la hora de aseverar que "quien quiera comprar el coche, ahora es el momento".

Pese a la caída en las matriculaciones, los concesionarios han podido mantener sus cuentas en números negros gracias a la venta de productos asociados, como seguros o piezas de recambio. Y es que, antes de comprar un coche nuevo, los sevillanos optan por la reparación de sus vehículos "para aguantar hasta que pase, al menos, la crisis de las hipotecas", señala Jorge Vázquez, jefe de Ventas del concesionario Cartuja Motor.

Si la reparación es muy costosa, la siguiente opción es comprar un coche seminuevo, "pues el ahorro es importante". Cartuja Motor asegura que su cifra de ingresos ha mermado porque "las marcas hacen más campañas de descuentos y gran parte de los mismos son afrontados por los concesionarios", dice Vázquez, y destaca que "a la hora de comprar, los sevillanos miran ahora más la letra que tendrán que pagar que el equipamiento y la seguridad del coche".

De cara a 2008, las expectativas de la patronal tampoco son muy alentadoras para el sector. "Los concesionarios tendrán que recortar costes, hacer menos descuentos porque no pueden aumentar los precios", advierte Vives, y avanza que el primer trimestre del año será "difícil por la batalla electoral". "Y es que antes de unas elecciones no se cambia de casa, ni de cónyuge y ni de coche", apostilla este responsable.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios