En memoria de Pilar Pisón Casares

  • La Facultad de Matemáticas celebra unas jornadas sobre álgebra en homenaje a la profesora fallecida

"Estamos habituados a describir objetos matemáticos, a elaborar teorías, conjeturar resultados, demostrar asertos o refutar hipótesis, pero no a escribir de una persona, más aún si con ella tenemos vínculos afectivos que no sabemos expresar adecuadamente". Así comienzan Ignacio Ojeda Martínez de Castilla y Ramón Piedra Sánchez el artículo Pilar Pisón Casares: in memoriam, una semblanza a la profesora del departamento de Álgebra de la Universidad de Sevilla fallecida en 2006 en la que, como compañeros y amigos de ésta, rinden homenaje a la que fue una de las investigadoras más importantes en el ámbito de las matemáticas a nivel internacional y, más concretamente, en el campo del álgebra.

Por su importante aportación al mundo de la ciencia, sus compañeros de profesión y amigos han querido homenajear a la que ante todo fue, en palabras de Ramón Piedra, una "bellísima persona", con unas jornadas internacionales sobre su especialidad (hasta el 16 de febrero en la Facultad de Matemáticas).

Quizás éste sea el congreso científico menos científico de todos, a pesar de los matemáticos internacionales que intervienen aquí. El álgebra es sólo una excusa para reunir a aquellos que en algún momento tuvieron la oportunidad de conocer como profesional, como amiga o como madre a esta sevillana natural de Osuna que, con sólo 43 años, dejó un legado importante, además de su trabajo personal, dos hijas y marido: su excelente trabajo sobre Álgebra Conmutativa, Combinatoria y Computacional.

Quizás también sea la dificultad de destacar y ser reconocida públicamente en Matemáticas, aún más si sé es mujer, -señala Ramón Piedra-, lo que mantuvo en el anonimato a la que es considerada una de las tres primeras investigadoras de Andalucía en liderar un grupo de investigación. Y la primera en Matemáticas Puras.

Un centenar de científicos de todo el mundo se reúnen estos días en la facultad que le vio crecer. Ayer se expusieron las primeras de las 24 ponencias y comunicaciones que presentarán los conferenciantes hasta el próximo sábado. Entre ellos prestigiosos investigadores con los que Pisón Casares entabló vínculos profesionales y de amistad en sus "viajes de negocios" que colaboran en esta ocasión especial. Entre otros, Luis Narváez (Universidad de Sevilla), Alicia Dickenstein (Universidad de Buenos Aires), David Einsenbud (Mathematical Sciences Research Institute, Berckeley), Gert-Martin Greuel (Universitat Kaiserslautern) y Bernd Sturmfels (Universidad de California).

Los contenidos del encuentro, afirma Ramón Piedra, "lo más seguro es que no sean entendidos por la mayoría de las personas, pero aquí lo importante es realzar una figura prometedora, una persona muy valiosa y que, además, es de nuestra tierra. Por eso profundizaremos en su especialidad". Unos estudios que son abordados estos días no sólo desde su contenido teórico sino que además se incluye un programa de interesantes aplicaciones a otros campos, como los sistemas dinámicos, química matemática o modelos estadísticos de evolución.

Los que conocieron a Pilar Pisón afirman que hasta los últimos momentos de su vida no dejó de estudiar. Una fuerza mental a la que su cuerpo no quiso acompañarle y que le llevó a tan fatal desenlace, después de que en enero de 2003 le diagnosticaran lupus. De forma discreta, al igual que quiso que transcurriera su vida profesional, una septicemia en 2006 venció a la matemática. Con su fallecimiento, expresan Ojeda y Piedra, "hemos perdido a una inmensa oportunidad de progreso... Pero también tenemos que estar agradecidos por haberla conocido, porque podemos recordar los valores que nos ha transmitido".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios