El monasterio de San Jerónimo abrirá tras once años en obras

  • A finales de febrero se inaugurará el nuevo centro cívico del barrio. El claustro acogerá diversos espectáculos a partir de primavera.

Comentarios 1

El monasterio de San Jerónimo, en la barriada a la que da nombre, cumplió ayer 601 años desde que se colocara su primera piedra. Esta jornada fue la elegida por el alcalde para anunciar que a finales de mes abrirá sus puertas tras permanecer once años en obras. Dicho recinto -del que aún perviven algunos elementos góticos y renacentistas- acogerá, además, el anhelado centro cívico que los vecinos de este barrio llevan años reclamando.

Cuando el 11 de febrero de 1414 se colocó la primera piedra del que sería uno de los más importantes monasterios andaluces se celebró una procesión desde la antigua Catedral sevillana -entonces mezquita reconvertida al culto cristiano- hasta la zona en la que empezaría a levantarse, a las afueras de la ciudad. En este cortejo participó el cabildo eclesiástico y el civil debido a la importancia dada a un cenobio que acogería a la orden de los jerónimos, muy emparentada con la nobleza de la época y para la que trabajaban los artistas más importantes del momento.

En este monasterio intervinieron Diego de Riaño (autor de la fachada plateresca del Ayuntamiento), Martín de Gaínza (que trabajó en la Capilla Real de la Catedral), Hernán Ruiz (a cuyo diseño obedece el cuerpo renacentista de la Giralda y el campanario de la iglesia de San Jerónimo), así como Pietro Torrigiano -discípulo de Miguel Ángel- y Zurbarán, quien pintó aquí varios de los cuadros para el monasterio extremeño de Guadalupe, entonces también perteneciente a la orden jerónima.

Su declive comenzó a finales del XVII y ha llegado a nuestros días. La desamortización del XIX provocó que acabara en manos privadas. En el siglo pasado tuvo usos de los más variados: desde criadero de cerdos a fábrica de vidrios, lo que provocó un incendio en la iglesia, motivo por el cual apenas se conserva nada de lo que albergó el templo (incluida la imprenta utilizada para las bulas con las que se evangelizó las Indias). Su claustro renacentista sirvió de escenario para el convite de la boda entre Isabel Pantoja y Paquirri.

El Ayuntamiento lo adquirió en 1984. En aquel año sólo se conservaba el referido claustro, el airoso campanario y un muro de la iglesia donde se mantienen los altos arcos ojivales. Un lustro después el Pleno municipal decidió que acogiera un centro cívico para el barrio. Los trámites para la restauración comenzaron en 2004. Un proceso que se ha interrumpido tres veces, lo que ha provocado que no se culmine hasta este año. Su coste ha alcanzado los 3,6 millones de euros.

Zoido anunció ayer que la apertura tendrá lugar a finales de febrero. A partir de entonces los vecinos podrán hacer uso del nuevo centro cívico que cuenta con una extensión de 2.400 metros cuadrados. Para primavera están previstos distintos espectáculos en el claustro, en el que se colocarán 700 butacas. También habrá un seguimiento de conservación del conjunto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios