La muerte en el Valme reaviva la polémica sobre los recortes en salud

  • Marea Blanca denuncia el "insuficiente" mantenimiento de los ascensores, debido a los procesos de privatización y externalización

El Hospital Virgen del Valme El Hospital Virgen del Valme

El Hospital Virgen del Valme / B. Vargas

Comentarios 4

La trágica muerte de Rocío Cortés, la joven de 25 años que falleció el domingo aplastada por un ascensor en el hospital de Valme, ha generado un debate sobre los recortes y las privatizaciones que está sufriendo la sanidad pública. Ya el padre de la víctima, Juan Cortés, se mostró crítico con la política de austeridad momentos antes de enterrar a su hija, la mañana del martes en el cementerio de Dos Hermanas. "Los políticos a vivir la vida. No se puede recortar en la salud de las personas", dijo el padre de la joven muerta.

La Marea Blanca de Sevilla ha convocado una concentración para las once de la mañana de hoy a las puertas del hospital Virgen de Valme. Los trabajadores del centro y otros profesionales sanitarios están llamados a este acto, que tiene por objetivo principal el respaldo a la familia de la difunta, y de paso el rechazo a "los recortes y privatizaciones". Para los organizadores de la protesta, éste es el "origen principal de este deterioro de la sanidad pública andaluza que estamos sufriendo todos los días, a veces de forma dolorosa y dramática".

La dirección del hospital recuerda que no hay constancia de incidentes previos

Para la Marea Blanca, el accidente en el que murió Rocío Cortés, que acababa de dar a luz a su tercera hija, "no se trata de una deficiencia puntual y casual en un ascensor del hospital". Este colectivo cuenta con "testimonios directos de trabajadores sanitarios que refieren irregularidades en el funcionamiento y deficiencias en el mantenimiento de los ascensores, que han sido objeto de denuncias verbales a directivos del hospital sin que estos hayan mostrado el interés suficiente para poner arreglo a este tema vital para el desarrollo de la actividad asistencial del hospital".

La organización encuadra el accidente en "los procesos de privatización y externalización que la Junta de Andalucía ha venido realizando en los últimos años en determinados servicios de los hospitales". En concreto, apunta que "la privatización de los servicios de mantenimiento de los ascensores ha sido objeto, como norma general, de un proceso de abaratamiento con sucesivas pujas a la baja que han degenerado en un mantenimiento insuficiente". Además, el colectivo señala "la disminución en las inversiones necesarias para reforma y mejoras, consecuencia de los reiterados recortes en la sanidad pública andaluza, lo que ha determinado igualmente un envejecimiento y deterioro de las instalaciones".

La organización reclama una "comisión de investigación" del accidente, ya objeto de diligencias judiciales y de proceso interno por parte de la Administración sanitaria, así como "la dimisión de la anterior directora gerente del hospital de Valme y actual directora general de Asistencia Sanitaria de la Consejería de Salud", porque "en repetidas ocasiones hizo oídos sordos a las quejas por las deficiencias en el funcionamiento de los ascensores del hospital".

La versión que ofrece la dirección del hospital de Valme es bien distinta. La dirección del centro reaccionó a las afirmaciones de Marea Blanca, de las que dijo que ponen de manifiesto "una absoluta falta de respeto y consideración" hacia la labor que desarrollan diariamente los profesionales del hospital, así como hacia la familia de la paciente fallecida y el trabajo que se está realizando desde la dirección del centro sanitario tras el accidente.

"Es necesario recordar que, tal y como consta en la Dirección Gerencia del centro hospitalario, según los registros metódicos de los que dispone el propio centro y no en base a afirmaciones sin fundamento, no existe constancia de incidentes previos con este ascensor, por lo que no entendemos que los portavoces de Marea Blanca se lancen irresponsablemente y de forma oportunista a hablar de irregularidades en el funcionamiento y deficiencias en el mantenimiento de los ascensores", apunta la dirección del hospital. Para ella, estas afirmaciones resultan, "cuanto menos, temerarias cuando se encuentran abiertas diligencias judiciales y cuando, desde la Junta de Andalucía, se están recopilando los datos técnicos necesarios".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios