Las muertes en carretera bajan un 45% después del verano más negro

  • Tras una de las peores rachas de la historia, la provincia de Sevilla vuelve a experimentar un descenso del 25% en la cifra de accidentes de tráfico en los últimos tres meses y la normalidad se impone en todas las vías

Comentarios 2

Tras soportar el verano más negro de lo que va de siglo, las carreteras sevillanas han vuelto a registrar una bajada de accidentes de tráfico en otoño. Vuelve así la tendencia habitual en los últimos años, la de un descenso paulatino pero continuo en el número tanto de siniestros como de víctimas mortales. Esta línea se había visto interrumpida por una de las peores rachas que se recuerdan, con 21 muertos en el periodo estival, que llevó a la provincia de Sevilla a encabezar las estadísticas de siniestralidad vial de toda España.

Desde septiembre se ha dado la situación inversa, con un fuerte descenso en víctimas y accidentes en relación con el año 2010. Según los datos facilitados a este periódico por la Dirección General de Tráfico (DGT), entre el 1 de septiembre y el 13 de noviembre -últimos datos facilitados- perdieron la vida en las carreteras de la provincia 11 personas, cuando en el mismo periodo del año anterior fueron 21 las víctimas mortales. Esto supone una bajada del 47,6% en el número de defunciones.

Estas once personas murieron en ocho accidentes, mientras que en 2010 la cifra de siniestros en los que se registraron víctimas mortales fue de 18. Igualmente, se ha producido un fuerte descenso de los heridos graves en este tipo de siniestros, pasando de los 10 del año pasado a sólo 3 en el otoño de 2011.

También ha bajado de forma brusca el número global de accidentes. En los últimos dos meses y medio se registraron 236 siniestros en total, muy por debajo de los 313 del mismo periodo del año pasado. Esto supone un descenso del 24,6% en la cifra de accidentes. Más esperanzador aún es el dato de los heridos graves, que se redujeron en un 61%, pasando de 64 en otoño de 2011 a 25 este año.

Los datos de la DGT contabilizan las defunciones a 24 horas, es decir, la estadística sólo muestra a aquellas personas que hayan fallecido en un periodo de un día después del accidente y no a quienes hayan perdido la vida días después por complicaciones derivadas del siniestro.

Igualmente, las cifras sólo indican lo ocurrido en las carreteras interurbanas, ya que en el interior de los municipios la competencia es de los ayuntamientos. No está incluido, por tanto, uno de los siniestros más graves de lo que va de año, como fue el ocurrido el pasado 30 de octubre en la avenida de Juan Pablo II, donde un conductor ebrio, Javier Suárez Rodríguez, se saltó presuntamente dos semáforos a toda velocidad y embistió al coche ocupado por Ángel Antonio Marrero Jiménez y Rosa María Real Calero, una pareja de novios de 25 y 20 años, que fallecieron prácticamente al instante.

Sí están incluidos siniestros como el ocurrido el 4 de septiembre en Marchena, donde perdió la vida un matrimonio y su bebé al chocar contra un camión cisterna cargado de leche en la carretera A-364, o los dos accidentes del 19 de septiembre. Aquel día un matrimonio de ancianos murió en Los Molares durante un traslado en ambulancia a un hospital de Utrera, mientras que en El Cuervo un camión atropelló a un peatón.

Ambos accidentes prolongaron la racha trágica de un verano en el que se produjeron varias colisiones múltiples, que hicieron que la temporada estival acabara con 21 muertos. Esta cifra colocó a la provincia de Sevilla a la cabeza de las listas negras de accidentes de tráfico, siendo la provincia con mayor número de víctimas de toda España e invirtiendo la tendencia del primer semestre del año, que se había cerrado con un 11% menos de fallecidos.

Durante la Semana Santa, la siniestralidad en las carreteras fue mucho más baja que la del año anterior, que sí fue especialmente siniestro, pues sólo se registraron tres víctimas mortales en Andalucía frente a las diez de 2010, según recogen las estadísticas de la Dirección General de Tráfico.

A nivel nacional, en lo que va de año el descenso en el número de víctimas y siniestros ha sido una tendencia que se ha ido consolidando. A excepción de febrero, el número de accidentes mortales ha sido menor todos los meses con respecto al año anterior. Las estadísticas nacionales apuntan que el número de fallecidos en carretera se ha reducido a la mitad en las últimas dos décadas.

El puentes festivo de diciembre, uno de los que registran más tráfico del año, discurre en las carreteras sevillanas con normalidad, en las que se calculan 480.000 desplazamientos hasta el próximo domingo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios