La deuda municipal equivale ya a casi tres veces el coste de la ronda SE-35

  • Las transferencias del Ayuntamiento a Tussam y Lipasam, que alcanzarán en 2008 los 82,2 millones de euros, permitirían financiar el 40% del II Plan de Barrios, promesa electoral de Monteseirín

Comentarios 1

El Ayuntamiento de Sevilla ha dejado claro en sus presupuestos para 2008 que no podrá mantener el ritmo inversor de los últimos años. Pero el endeudamiento municipal seguirá subiendo, hasta alcanzar el próximo ejercicio los 601,5 millones de euros (dato consolidado de Corporación, organismos autónomos y empresas públicas). Para apreciar la envergadura de dicha cifra, basta con apuntar que permitiría construir hasta tres nuevas rondas de circunvalación en la ciudad si se toma como referencia el coste de la futura SE-35, actuación urbanística que está presupuestada en 220 millones de euros y que no será una realidad hasta el año 2012. Según los planes del Consistorio, un año antes se abrirá parcialmente al tráfico, pero para entonces no estará el Paso Territorial Sur, actuación clave para descongestionar el tráfico rodado del Puente del Quinto Centenario.

Y tres ejemplos más: la deuda municipal supera ya el coste de la línea 1 del Metro, que hasta la fecha asciende a 530 millones de euros; y es tres veces superior al presupuesto contemplado tanto para el II Plan de Barrios como para el conjunto de las trece actuaciones previstas para la recuperación de los cauces fluviales de la ciudad -recogidas en el convenio firmado entre el Ayuntamiento y la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir-, que en ambos casos asciende a 200 millones de euros.

Con el endeudamiento alcanzado por el Ayuntamiento se podría dotar, además, a Sevilla de dos edificios como la futura sede de Cajasol -que se convertirá en el nuevo icono visual de la ciudad-, ya que su construcción costará 313 millones de euros.

El Ayuntamiento se ha visto obligado a bajar las inversiones previstas para 2008 -un 27,08 por ciento respecto a la partida aprobada para 2007- para evitar que la Junta intervenga las cuentas municipales (después de que el ratio de endeudamiento municipal se haya acercado peligrosamente al límite fijado del 110 por ciento). Y eso que un gasto fijo como el de personal continúa creciendo de manera importante -se ha duplicado en sólo nueve años, hasta alcanzar los 512,4 millones de euros- y que las empresas de transporte (Tussam) y limpieza (Lipasam) siguen necesitando de las transferencias de la Corporación para poder subsistir, dado que distan mucho de presentar unos números aceptables y son la razón de que la patronal sevillana haya exigido un plan de reestructuración de ambas sociedades, "aplicando criterios de eficacia y eficiencia en la gestión empresarial".

Para el año que acabamos de iniciar, el Ayuntamiento destinará a Tussam y Lipasam en concepto de transferencias corrientes 82,2 millones de euros, montante con el que se podría financiar el 40 por ciento del mencionado segundo Plan de Barrios. Este plan fue una de las promesas electorales de Alfredo Sánchez Monteseirín tras la buena aceptación que tuvo el primer Plan, dotado con 114 millones y financiado a cargo del Patrimonio Municipal del Suelo. Ahora, el regidor de Sevilla se ha visto obligado a recurrir a la Junta de Andalucía para hacer frente a la segunda fase del programa, alegando que sería necesario desarrollar una Ley de Barrios destinada a mejorar la vida de los ciudadanos que residen en las zonas más necesitadas de intervención.

Con esos 82,2 millones de euros se podría haber costeado asimismo la primera fase del proyecto estrella del gobierno de PSOE e IU en su anterior mandato: el Metrocentro, ya que la última cifra oficial sitúa la inversión ejecutada en 83 millones de euros. En octubre se inauguró la primera fase, que une el Prado con Plaza Nueva, pero está prevista la ampliación de su recorrido: en un primer momento hasta la estación de San Bernardo, trazado que el Ayuntamiento planea inaugurar en 2008, y, con posterioridad, hasta Santa Justa, previsto para 2011.

Los fondos que percibirán las dos empresas deficitarias del gobierno local también equivalen al coste, en conjunto, del proyecto Metropol Parasol de la Encarnación -financiado al 50 por ciento por Ayuntamiento y la empresa Sacyr-, la futura biblioteca del Prado, las obras de remodelación de la Alameda y el proyecto de la Piel Sensible, dado que el presupuesto de estas cuatro iniciativas suman 74,6 millones de euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios