Los municipios de la A-92 planean multiplicar por 5 el suelo industrial

  • La saturación y los precios del área metropolitana están desplazando la demanda hacia otras vías de comunicación . La oferta entre Arahal y La Roda se duplicará en breve con los suelos ya calificados

La demanda de suelo industrial que se ha venido registrando -y dura aún- en el área metropolitana de Sevilla se está desplazando a otras zonas vinculadas a grandes vías de comunicación. El fenómeno se había apuntado alrededor de la Ruta de la Plata (A-66), en Salteras y Guillena. Pero también se está dejando notar con cierta intensidad en la A-92, que conecta la capital con Andalucía oriental y donde la oferta de suelo con esta clasificación podría multiplicarse por cinco en los próximos años si los planes en los que trabajan los principales ayuntamientos logran el beneplácito de la Junta.

Los polígonos industriales de los municipios que están al pie de esta autovía, sin incluir Alcalá de Guadaíra, suman algo más de dos millones de metros, dejando a un lado las industrias aisladas, que son frecuentes. Sólo con los suelos que ya están calificados y sólo pendientes de aprobación del plan parcial o de su urbanización, la oferta se duplicará de forma inminente, con más de tres millones de metros cuadrados nuevos. En lo que respecta a las propuestas de los PGOU de las localidades consultadas, suman 7,8 millones de metros cuadrados en una estimación a la baja.

La mayoría de los alcaldes y concejales admiten que el desarrollo industrial de toda esta zona es casi irrisorio si se compara con el de municipios de las provincias de Málaga o Granada del mismo eje. Al margen de que éstos están más cerca de los nudos hacia Málaga y Despeñaperros, en Sevilla, el peso que ha tenido el área metropolitana ha sido tal que ha propiciado que cualquier empresa que aterrizaba buscando suelo optase por la aglomeración urbana, con servicios de calidad y un importante nudo de comunicaciones.

Pero la saturación del tráfico y los elevados precios están comenzando ya a suponer un freno. Sobre todo, para empresas que necesitan muchos metros cuadrados para sus naves y unas vías de comunicación cercanas y eficaces para distribuir sus productos a todo el sur del país, sean de logística o no. Son éstas las que están poniendo sus miras en el corredor sevillano que va desde Arahal a La Roda de Andalucía, ya en el límite con la provincia de Málaga, pasando por Paradas, Marchena, La Puebla de Cazalla, Osuna, Aguadulce y Estepa.

El aumento de la demanda de este tipo de suelo se ha plasmado en los últimos años con la proliferación de la figura del proyecto de actuación: procesos urbanísticos excepcionales para permitir la instalación de una empresa en suelo rústico, que se han dado en Marchena, La Puebla de Cazalla o en La Roda, entre otros lugares y que provocan cierta dispersión.

Con este panorama, la apuesta empresarial se está convirtiendo en seña de identidad de la mayoría de los PGOU en los que trabajan los distintos gobiernos locales. Además, están convencidos de que las nuevas infraestructuras previstas por la zona potenciarán más su ubicación estratégica, casi en el centro de Andalucía en algunos casos. Ya se ha anunciado que el futuro servicio de Alta Velocidad transversal de Andalucía tendrá parada en Osuna. Más expectativas aún ha levantado si cabe la denominada autovía del Olivar, que conectará Estepa con Úbeda (Jaén). También lo han hecho las demandadas variantes la A-364 por Marchena (que mejorará la circulación por esta vía que conecta la autovía de Madrid con Utrera, hacia Cádiz), y la de la A-351 por Osuna, que mejorará la conexión de éste municipio con la autovía de Madrid. Estaban pendientes desde hace años, pero parece que su ejecución se ha desbloqueado definitivamente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios