La niña de 10 años y su 'novio' compartían cama en casa de sus padres

  • Dormían en un cuarto con dos camas, una de ellas ocupada por sus dos hermanos menores.

La niña de 10 años cuyos padres han sido imputados por consentir las relaciones sexuales con su novio de 18 estuvo varios meses compartiendo la cama con éste en una vivienda de un municipio de la Ruta de la Plata, dado que dormían en una habitación con dos camas y en la otra dormían sus dos hermanos, más pequeños que ella.

Así lo declaró el joven que ha sido imputado por un delito continuado de agresión sexual a la niña de 10 años cuando compareció ante la juez de Instrucción número 15 de Sevilla, según confirmaron a este periódico fuentes judiciales. El joven aseguró que los padres dormían en una habitación y ellos en otra donde había  dos colchones, en uno de los cuales dormían él y la niña de 10 años, y en el otro lo hacían los dos hermanos de la menor, que eran incluso más pequeños.

En esa habitación es donde se habrían desarrollado las relaciones sexuales entre ambos, siempre consentidas, según el testimonio del imputado, que añadió que cuando se hallaban a solas mantenían su relación de noviazgo y a veces además estando presentes en alguna ocasión los hermanos pequeños.

Esa convivencia, según el investigado, era conocida y consentida por los padres, dado que la madre -que es de nacionalidad rumana, mientras que el padre es español- habría entrado en muchas ocasiones en ese dormitorio donde dormían juntos. Esa situación se prolongó durante los dos o tres meses en los que el joven vivió en el domicilio familiar hasta que, según el imputado, rompió la relación cuando se enteró de que la niña tenía sólo 10 años y no los 16 ó 17 que él creía que tenía.

Según fuentes del caso, al joven no se le puede aplicar -porque los hechos que se investigan son anteriores- la reforma del Código Penal que entró en vigor el 1 de julio de 2015, que elevó de 13 a 16 años la edad para mantener relaciones sexuales consentidas y endureció las penas para los que tienen sexo con menores de 16 años. 

La nueva redacción del artículo 183 del Código Penal castiga con penas de dos a seis años de prisión por un delito de abuso sexual al que "realizare actos de carácter sexual con un menor de 16 años". Si además hay violencia o intimidación, la pena podría oscilar entre los cinco y diez años, e incluso de ocho a doce años cuando hay acceso carnal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios