Emilio Cassinello. Segundo comisario de la Expo

De niño de la República a embajador real

  • Olivencia le encomendó el área internacional cuando Sevilla compartía el certamen con Chicago. Después lo sustituyó como comisario

Emilio Cassinello Emilio Cassinello

Emilio Cassinello

Su vida es una novela de Alejo Carpentier con versos de León Felipe y Luis Cernuda, que, como su familia, fueron españoles exiliados en México. Emilio Cassinello (Socuéllamos, Ciudad Real, 1936) descubrió América a la fuerza. En 1939 llegan al puerto de Veracruz en un barco que zarpó de un puerto francés. Fue el primer hijo de republicano exiliado que entró en el cuerpo diplomático, en el que tuvo el privilegio de asistir como maestro de ceremonias al encuentro en México entre los Reyes de España y Dolores de Rivas Cherif, viuda de Manuel Azaña, en el restablecimiento de unas relaciones diplomáticas del que se cumplen cuarenta años. Hoy coincidirá en Sevilla con esos Reyes, ya eméritos.

Hijo del realismo mágico y del republicanismo español, volvió a España en 1957 para estudiar Derecho. Manuel Olivencia le llamó para que con su experiencia se ocupara del área internacional de la Expo. En julio de 1991, a nueve meses del parto cartujano, sustituyó a Olivencia como comisario.

Quijote de cuna, de andanzas y hasta de físico, "he perdido pelo y kilos", dijo ayer, su oficina de comisario estaba en el World Trade Center, el mismo nombre del complejo que formaba parte de las Torres Gemelas cuya caída vivió como cónsul de España en Nueva York. Destino donde ayudó a tres mil españoles bloqueados. Ahora trabaja en la Fundación Internacional Toledo para la Paz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios