El nivel de los pantanos se mantiene igual que hace 3 meses

  • La falta de lluvias no afecta a las reservas de los embalses, que incluso han ganado agua

A pesar de que las lluvias registradas durante el otoño que acabó el pasado viernes están muy por debajo de la media que marca la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), los cinco pantanos que abastecen a la ciudad -Cala, Zufre, Aracena, Minilla y Gergal- apenas han notado esta escasez y mantienen un volumen de reserva prácticamente idéntico al que tenían cuando comenzó el presente año hidrológico el pasado 1 de octubre. Eso sí, el descenso en los últimos 12 meses sí ha sido considerable.

Estos cinco pantanos acumulan en estos momentos un volumen de 325 hectómetros cúbicos de agua, lo que supone el 71 por ciento de la suma total de su capacidad total, que asciende a algo más de 453 hectómetros cúbicos. El registro actual es casi idéntico al que tenían el día 1 de octubre cuando la suma de los cinco embalses era de 324 hectómetros. Es decir, a pesar de la escasez de lluvias, los pantanos han conseguido incluso ganar un hectómetro en los últimos dos meses y medio, por lo que el consumo está garantizado durante más de tres años.

Aunque el dato real es que los pantanos han aumentado sus reservas, puesto que esta ganancia neta de un hectómetro sale del resultado de restar la cantidad de agua que ha salido para el consumo del más de un millón de personas a las que abastecen y lo que ha llegado con las lluvias. Sevilla y su área de influencia gastan actualmente en torno a 12 hectómetros cúbicos de agua al mes, por lo que los pantanos realmente han ganado cerca de 30 hectómetros cúbicos, procedentes especialmente de las fuertes lluvias de mediados de noviembre y, sobre todo, de las escorrentías que éstan produjeron.

Sin embargo, el descenso en el último año sí ha sido importante. Hace justo 12 meses, los cinco pantanos tenían unas reservas de 380 hectómetros cúbicos, el 84 por ciento del total, gracias a las importantes lluvias que se produjeron durante los meses de octubre y noviembre, que estuvieron por encima de la media. Esto quiere decir que las reservas se han reducido en un año en 56 hectómetros y vuelve a traer la incertidumbre, puesto que si la tendencia de lluvias de este nuevo año hidrológico es similar al otoño que acaba de culminar los niveles de los pantanos podrían volver a situaciones de alerta o prealerta que obligan a tomar medidas. De momento, el informe que elabora semanalmente el Ministerio de Medio Ambiente sobre la sequía habla de "normalidad" a la hora de referirse al sistema de abastecimiento de Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios