La noche de los transistores

  • Los propios investigadores policiales subrayaron algunos comentarios de las transcripciones de las retransmisiones a los que atribuyeron un efecto alarmista

Comentarios 11

Los papeles de las radios ven la luz una década después. Las emisoras no causaron ningún tumulto. Nadie podría realizar semejante aseveración en su sano juicio. Pero es cierto que las autoridades apuntaron a la posibilidad de que contribuyeran al desconcierto multiplicando la sensación de alarma. ¿Por qué se atrevieron los responsables de la investigación a formular semejante aseveración en una suerte de darmuerte al mensajero? La única rueda de prensa ofrecida por los responsables de la investigación -convocada a los dos meses de los hechos- incluyó varias referencias directas a la posible información "alarmista" ofrecida por las principales emisoras de radio aquella misma noche. Esta circunstancia, sumada al efecto repetidor de las conversaciones de urgencia por teléfonos móviles de los ciudadanos asustados, provocarían el temido efecto dominó. El entonces fiscal jefe de la Audiencia Provincial, Alfredo Flores -hombre sobradamente conocedor de la Semana Santa y el mundo de las hermandades- admitió que la Brigada Provincial de Información de la Policía Nacional examinó al detalle la transcripción de todas aquellas retransmisiones, pero jamás se ofrecieron los originales con los que trabajó la Policía a los medios de comunicación. El alto representante del Ministerio Público reconoció que los informadores radiofónicos hicieron reiteradas llamadas a la tranquilidad con sentido de responsabilidad, pero también que difundieron comentarios en directo que Flores consideró entonces absolutamente inapropiados. "No se puede decir que estaban pegando tiros al paso de la Hermandad de los Gitanos", se quejó enérgicamente en aquella rueda.

Los investigadores jamás facilitaron las transcripciones ni el resto del dossier de la investigación. Diario de Sevilla publicó a los cinco años de los hechos -una vez prescritas las posibles responsabilidades- gran parte de la documentación oficial sobre los hechos, como fue la transcripción de las cintas de la Sala del 092, donde se recibieron decenas de llamadas de emergencia, y los informes oficiales de las seis hermandades de la Madrugada. Este periódico publica ahora una selección de la transcripción de las retransmisiones radiofónicas, el único documento que resta por difundir de los que componen el dossier judicial de las diligencias previas. Se ha respetado el subrayado de los propios investigadores, que remarcan los comentarios que pudieron provocar la alarma, siempre según las afirmación crítica del fiscal jefe.

La reprimenda no sólo fue para las emisoras de radio, sino para determinados miembros del Consejo de Cofradías que aseguraron disponer de informaciones que avalaban la hipótesis de que todo estaba perfectamente organizado. El fiscal jefe reprochó el comportamiento de estos cofrades, dejó claro que los profesionales cualificados para investigar son los agentes de la Policía Nacional e, incluso, recordó que cualquier ciudadano con información sobre los sucesos estaba obligado a ponerla a diposición de los investigadores, pues de lo contrario incurriría en "ocultación de la información necesaria en la investigación, lo que está tipificado como delito en el Código Penal".

Además de examinar al detalle los comentarios difundidos en las principales emisoras, la Policía realizó 133 entrevistas entre agentes de los distintos cuerpos de seguridad, lesionados y colaboradores en la investigación. Se utilizó la cinta de un videoaficionado alemán, que cedió la grabación antes de regresar a su país, y las filmaciones de las cámaras de los cajeros automáticos. No se obtuvo ningún dato contundente. La Policía y la Fiscalía no vieron la comisión de delito en ninguna de las avalanchas producidas, pese a que se estudiaron con minuciosidad. La Madrugada de 2000 dio para la edición de varios libros con diversas teorías y argumentos novelados y, por supuesto, para engrosar el manual de las leyendas de la ciudad. La documentación manejada durante la investigación termina hoy definitivamente de ver la luz.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios