La nueva panorámica de la Navidad

  • Una multitud acudió ayer al Metropol-Parasol para disfrutar de las espectaculares vistas que ofrecen la pasarela y el mirador de la Encarnación, donde las colas fueron las protagonistas durante toda la jornada.

Comentarios 47

La espectacular panorámica del entorno histórico que ofrece el Metropol Parasol en su primera Navidad atrajo ayer a miles de personas hasta las singulares instalaciones de la Encarnación, donde largas colas fueron las protagonistas en una jornada festiva y muy ajetreada para los que trabajan en las setas.

Llenos de paciencia, los visitantes aguardaron colas para subir hasta el mirador, para bajar, para contemplar las vistas del casco histórico o para disfrutar de un café en la concurrida plaza. A cada paso, la multitud obligaba a ayer a hacer una parada en el camino en los enclaves históricos de la ciudad. La Avenida de la Constitución, las calles Sierpes y Tetuán se llenaron de gente "y eso que la mayoría de los comercios estaban cerrados", comentaba una pareja mientras subía en el ascensor para contemplar las vistas desde el Metropol Parasol.

Tras las críticas iniciales durante la ejecución del proyecto, las setas se van haciendo un hueco entre los edificios más admirados por los sevillanos. Al menos ésa era la sensación ayer entre los que contemplaban la Catedral desde el mirador y entre la multitud que dedicó parte de la tarde a disfrutar de este espacio en la Encarnación. "Tengo que decir que al principio parecía un edificio horrendo que rompería con todos los edificios antiguos, pero ahora la verdad es que me parece muy atractivo", comentaba Fátima Martín, una sevillana que aprovechó la tarde para visitar junto a su familia, por primera vez, este edificio.

Día festivo y día de estreno en la pasarela de la Encarnación. La barra del denominado Gastrosol comenzó ayer a recibir a sus primeros visitantes. Un espacio diáfano une a seis establecimientos en una de las setas ocupando un lugar privilegiado por las vistas de la ciudad que ofrece al visitante. Son 850 metros cuadrados dedicados a distintos establecimientos de hostelería y otros 300 metros cuadrados que ocupan parte de la pasarela que conduce hasta el mirador. "Es una única barra dividida en varios establecimientos y cada uno ofrece algo distinto. Recién terminadas las obras, hoy (por ayer) se han inaugurado dos, el café y una cervecería, y la próxima semana se irán abriendo los restantes, una marisquería, una abacería y otro bar", explica Antonio Palomino, gerente de Gastrosol. Este espacio de hostelería, que ha supuesto una inversión de un millón de euros, cuenta también con dos salas que se destinarán a la celebración de eventos.

A los pies del Metropol Parasol, bares, cafeterías y restaurantes, que han abierto recientemente, estaban ayer repletos de gente, transformando la estampa de la Encarnación de años anteriores. Los miles de visitantes dieron ayer, de este modo, un respiro a estos empresarios dedicados a la hostelería que tienen en la Navidad una de las épocas más productivas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios