accidente mortal en valme | se cayó al suelo al cerrarse las puertas del elevador

Un paciente del Valme denunció daños por un ascensor en 2013

  • El denunciante, que perdió la reclamación judicial, sostiene que es el mismo elevador en el que ocurrió el accidente del domingo

Comentarios 5

Un paciente del hospital de Valme denunció en el año 2013 haber sufrido lesiones por el mal funcionamiento de la puerta de un ascensor que, según este afectado, sería el mismo en el que se produjo el accidente mortal del domingo. Este paciente denunció a la empresa Schindler, fabricante del elevador y que hasta 2013 tenía encargado el mantenimiento de los ascensores del hospital de Valme. El caso llegó a juicio, pero el juzgado de Primera Instancia número 2 desestimó la reclamación del damnificado, que pedía una indemnización de 6.000 euros.

Aquel accidente ocurrió el 8 de julio de 2013, según consta en la sentencia, a la que ha tenido acceso este periódico. Ese día, "al subirse a uno de los ascensores del hospital de Valme, la puerta impactó contra él a consecuencia del mal estado del muelle", lo que le causó una serie de lesiones. Un testigo aseguró que, cuando el denunciante iba a entrar en el ascensor, la puerta se cerró e impactó contra él, haciéndole caer al suelo. "La puerta no estaba terminando de cerrarse, sólo se había cerrado por la mitad, pero cuando intentó cruzarla, se disparó y lo golpeó", describía el testigo aportado por el demandante.

6.000Euros. Es la cantidad que pedía como indemnización por las lesiones sufridas

La empresa Schindler alegó que "el ascensor se encontraba en perfecto estado de mantenimiento" y que, si el denunciante sufrió algún daño, fue "porque no hizo un uso seguro del mismo, siendo en todo caso que el propio demandante hubo de impactar contra la puerta del ascensor y no al revés". La compañía cuestionaba también que las lesiones derivaran de ese accidente. El jefe de Zona Técnica de Schindler en el hospital de Valme dijo no haber tenido noticias de incidencias anteriores sobre mal funcionamiento de la puerta del ascensor. En cuanto la empresa fue informada del accidente, se dejó el ascensor fuera de servicio y se comunicó a la Junta para su inspección, "dando como resultado la emisión de un informe por organismo externo acreditado en el que no se detectaron anomalías".

El juez consideró que el informe aportado por la empresa encargada del mantenimiento concluía que el ascensor se "hallaba en perfectas condiciones". "Para empezar, se aportan partes de revisiones periódicas llevadas a cabo por empleados desde enero hasta julio de 2013. Los partes se suceden aproximadamente cada 15 días", explica la sentencia. El último parte antes del accidente era del 2 de julio, seis días antes del siniestro. No se hizo constar ninguna anomalía ni reparación.

Además, constaba que el organismo de control Inspección y Control Andaluz S. L., avalado por la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC), hizo el 11 de abril de 2013 una inspección en la que no detectó defectos. Este organismo debe realizar inspecciones periódicas cada dos años. Tras el accidente, Schindler dejó el ascensor fuera de servicio y pidió a Inspección y Control Andaluz una nueva revisión, que se llevó a cabo el 15 de julio. En ella tampoco se detectó fallo alguno, tras la comprobación de la presión de las puertas de los dos embarques y del funcionamiento de las barreras fotoeléctricas. El juez desestimó la reclamación del paciente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios